Saltar al contenido

9 de Noviembre: Día Nacional del Donante Voluntario de Sangre

"transfusión indirecta" "donante voluntario" "descubrimiento argentino: transfusión" "sangre citratada"
9 de Noviembre: Día Nacional del Donante Voluntario de Sangre

El 9 de Noviembre de 1914 se realizó la primer transfusión citratada de sangre en el  mundo. Por esta razón en la Argentina se  celebra el Día Nacional del Donante Voluntario como una forma de concientizar a la población de la importancia de donar sangre. La primer transfusión indirecta fue realizada por Luis Agote, médico e investigador argentino en el hospital Rawson de Buenos Aires.

El descubrimiento de Agote revolucionó el modo en que  la transfusión de sangre se realizaba. Su invento radicó en descubrir el método por el cual la sangre se conserva. Antes de este descubrimiento se efectuaban  las llamadas transfusiones directas, es decir, se conectaba a través de una intervención quirúrgica la arteria del donante con la vena del receptor. Sin embargo este método generaba grandes inconvenientes para la salud de donantes y receptores. Ademas de las dificultades que generaba brindar ambientes de pura asepsia para los pacientes.

El método de transfusión citratada se realiza con  citrato de sodio que evita la coagulación de la sangre. Este método también se lo adjudicaba Albert Hustin, científico belga, sin embargo luego de intercambios varios con el científico argentino se desestimo tal “autoria”” porque Agote sito  fechas exactas para cada descubrimiento.El descubrimiento de  la transfusión de sangre indirecta en el marco de la primer guerra mundial salvo a miles de vidas gracias a la humildad de Agote que a penas entendió la importancia de su descubrimiento lo dio a conocer sin patentarlo.

Los 9 de noviembre se promueve en la población la donación como un habito anónimo, voluntario y solidario. La importancia de donar sangre radica en que no hay sangre artificial que pueda sustituir a la transfusión. La donación de sangre es un procedimiento sin riesgo para el donante pues responde a un protocolo elaborado por la Organización Mundial de la Salud y la Asociación Americana de Bancos de Sangre. Para ser donante hay que ser mayor de 18 años, pesar más de 50 kg y no haber padecido ninguna enfermedad transmisible.

En nuestro país  según cifras generadas por el Ministerio de Salud uno de cada diez argentinos dona voluntariamente. Por este motivo es tan importante resaltar que el modelo de reposición de sangre que funciona actualmente debe ser remplazado por uno de donación voluntaria y continua. Este cambio Cultural ayudaría a salvar cada vez más vidas y a garantizar atención de calidad para todos.