Saltar al contenido

Aislación térmica – Espesores económicos

En publicaciones anteriores se habló de la aislación térmica y de los materiales más adecuados según el rango de operación al cual se va a ver sometido el aislante.

Dado que los aislantes suelen ser materiales caros, a la hora de la elección del correcto material se busca un equilibrio entre el beneficio de la aplicación y su costo. Generalmente, el costo de dicho material aumenta con el espesor requerido; por lo que dentro de la elección adecuada se ha de tener presente el espesor más económico u óptimo.

Cuando la razón de la aislación es reducir costos energéticos, el espesor óptimo surge de un cálculo económico que balancea los costos de inversión, contra los costos de energía. Este cálculo está afectado además por otros parámetros, como puede ser las condiciones ambientales, la temperatura de operación, los costos de mantenimiento e instalación, el período de amortización de inversiones, entre otros.

Generalmente, dichos cálculos se llevan adelante con programas de cálculos, en los cuales se construyen tablas de espesores recomendados, en función de las temperaturas de procesos, los diámetros de cañerías, y para un determinado conjunto del resto de las variables que son luego adoptadas como estándar (como pueden ser aislación con silicato de calcio, para un clima benigno y superficies caliente).

Cuando la razón para la aislación es la protección del personal, el espesor óptimo debe calcularse considerando que la temperatura externa de la superficie aislada no sea superior a 55°C.