Día de los Inocentes

Anuncios patrocinados


Cada 28 de diciembre muchas personas llevan adelante bromas –a veces pesadas- ya que es el Día de los Inocentes y de ese modo se ha manifestado en la mayoría; sin embargo este día no tiene nada de gracioso ya que la Iglesia Católica recuerda la gran matanza de niños menores nacidos en Belén, matando ordenada por Herodes quien tenía como fin matar al Mesías.

Esta celebración tiene sus equivalentes en otros países, por ejemplo en Gran Bretaña se celebra el 1 de abril el “Día de los tontos”, como en Alemania y Japón, pero en Francia el “Pez de abril” se festeja el 1 de enero.

Sin embargo en España y demás países de Latinoamérica que quedaron bajo su domino en los tiempos de conquista, esta costumbre se realiza el 28 de diciembre. La costumbre que tenemos es hacer chites o bromas a nuestros conocidos, incluso los medio también dan noticias falsas poniendo al final de esta “que la inocencia te valga. Así la BBC de Londres anuncio en 1980 que el Big Ben sería remodelado con un reloj digital y en Argentina un diario público en su titular “Incendio en la casa Rosada”.

Antiguamente también se tenía la costumbre de no prestar nada durante este día, ya que el prestatario tendría la libertad de apropiárselo.

Pero como vemos los motivos de la conmemoración de este día no son para nada chistosos, aunque la historia muestra algunas contradicciones:

-Según los evangelios este hecho aconteció luego de la visita de los Reyes Magos al rey Herodes, es decir uno o dos día antes del 6 de enero.

-Según la historia se degollaron miles de niños, pero según el censo de la época Belén no tenía más de 800 habitantes.

En fin, se haya tergiversado esta historia o no, no sé si es una fecha para celebrar o bromear, aunque lo veo difícil porque es una tradición que ya lleva mucho tiempo entre nosotros.

 

Vía: 26 Noticias

 

 



Artículos relacionados:




Laura

Mi nombre es Laura, fanática de las buenas charlas, la música y el cine. Soy una antropóloga capricorniana muy impaciente, justa y coherente. Cuasi adicta a algunos placeres de la vida como escuchar al flaco y ver una buena película; además soy muy alegre, y como siempre digo: rebuscada de manera simple. Ah! nunca me olvido de que: Las flechas que unos ven partir, otros las ven llegar..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *