El Método de observación psicológica

Anuncios patrocinados


Así como ayer hablábamos de la psicología y sus corrientes más populares, como el conductismo, hoy es momento de hablar sobre el método de observación psicológica. Cuando hablamos de observación hacemos referencia a la capacidad de percepción y decisión que tiene el ser humano. Existe, asimismo, una observación ordinaria que forma parte de la fuente de información en la vida cotidiana, proporcionando conocimientos objetivos y fiables al momento de dar respuestas a preguntas de investigaciones planteadas.

Img-top-psicologia

Características del método observacional

Al momento de hablar de métodos observacionales se hace referencia, no tanto a la observación propiamente dicha, sino más bien a los métodos que dispone el científico para comprobar sus hipótesis. Si bien toda verificación de hipótesis implica cuestiones de observación, normalmente se habla de método observacional cuando uno intenta verificar su idea de la realidad sin necesidad de introducir ningún elemento extra, sin ejercer control sobre las variables independientes de los sujetos a estudiar o estudiados, sino simplemente observando su conducta ante determinadas situaciones de espontaneidad.

images (1)Los métodos observacionales psicológicos son verdaderamente útiles porque, en muchas ocasiones, resulta casi imposible utilizar la verificación experimental. Un claro ejemplo de ella es el análisis o estudio de la conducta del maestro en el aula, o las relaciones sociales entre familias, etc.

El tipo de observación desarrollada en este método es la sistemática, la cual permite establecer parámetros de conducta dependiendo de las condiciones externas, como lugar, tiempo y situación. La observación sistemática en métodos observacionales se emplea a través de técnicas de registro, e incluso, haciendo uso de elementos técnicos. Los tipos de conductas que generalmente se estudian son la no verbal, como movimientos corporales, la conducta espacial, la conducta extralingüística, como por ejemplo el tono de voz, y la conducta lingüística. 






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *