Saltar al contenido

El Mundo según Mafalda (Parte II)

Hoy continuamos en este increíble mundo de Mafalda, continuando la nota del martes, en donde te estoy contando que se puede ver en esta muestra llamada: El Mundo según Mafalda, que está en exposición en el Centro Cultural San José de nuestra ciudad.

Sigamos recorriendo las salas de la muestra, nos quedamos en los derechos del niño, bueno te cuento que en esos mismos pabellones de centro cultural encontramos un lugar lúdico en donde los que visitan la muestra pueden jugar con frases de Mafalda.

Ya cuando pasamos a la otra sala, nos deslumbran los Mundos, en donde podemos visualizar los globos terráqueos según esta niña, por ejemplo: el mundo contaminado. En ese mismo espacio se pueden ver figuras muy grandes con los personajes que están puestas en una especie de cestos, y también frases, para que los presentes puedan sacarse foto o armar sus propias viñetas con los personajes y textos que ellos prefieran.

Y si continuamos un poquito más veremos Los Juegos, en donde en una vitrina se exponen todos los juegos de la época, los cuales estaban cambiando, y podemos ver: los míticos yo-yo, autitos, muñecas, trompos, juegos para cocinar, herramientas para jugar, entre otros juguetes que eran los típicos de la época en que esta historieta surge (década del 60).

Pero sin dudas lo que capturó mi atención, y es ahí cuando mi niña se despertó en un 100%, es que hay una réplica –tamaño real- de una casa típica de esos tiempos. Simulando la decoración típica, el televisor de ese entonces, los juegos de sillones, y hasta un tocadiscos con muchos discos de Los Beatles.  Cuando una entra a ese espacio parece retrotraerte a los 60, y estar inmersa en ese mundo, con esas tradiciones y costumbres, algo muy bien logrado.

Cuando vamos hacia las otras salas que quedan del otro lado del centro cultural, pasamos por el gran espacio verde del lugar, el cual está ambientado con figuras de los personajes, galería de tiras para ir leyendo mientras recorremos el sitio, y lo que llama la atención es la ubicación de el auto típico de la época: un Citroën, con la familia de Mafalda dentro.

Ya en las otras salas podemos ver El taller de los inventos, el cual en vitrinas se muestran los inventos propios de esa década, y se puede reconocer como un sector más lúdico, en donde se busca que los más chicos que visitan la muestra puedan sentarse y realizar dibujos que luego se cuelgan en un pared.

Algo similar ocurre en la habitación contigua, Mafalda TVO, en donde hay una gran tele (que simula al de ese entonces) y muchos almohadones esparcidos por el suelo, para que aquellos que quieran puedan sentarse y disfrutar de algunos materiales audiovisuales de esta historieta.

En cuanto a la presentación de personajes se vislumbra en una sala, pero en general durante toda la muestra hay indicios, y pruebas que van mostrando quien es quien en Mafalda.

Por último también se encuentra en el lugar una sala para comprar objetos (agendas, relojes, tazas, entre otros) de Mafalda y sus amigos.

Llegamos al final de este recorrido virtual, donde les digo que visitar la misma fue más que gratificante, y ¡que les recomiendo? Que si están en Olavarría se den una vueltita por el Centro Cultural, visiten esta exposición y vuelvan a ser niños otra vez. ..