Saltar al contenido

El siglo Prodigioso – Breve crónica de 100 años decisivos (LVIII)

Avanzamos un poco más con el artículo “El siglo prodigioso” publicado en la revista Nuestra de Olavarría en 1999. Se tratan en esta oportunidad los años 1975 y 1976.

1975.

*Finaliza la Guerra de Vietnam. Los EEUU aceptan su derrota.

*Muere Francisco Franco y asume transitoriamente el poder en España el Rey Juan Carlos. El príncipe Juan Carlos de Borbón asumió el 22 de noviembre de 1975 el título de rey de España, en presencia de la princesa Sofía, y de sus hijos, Elena, Cristina y Felipe, ante todos los procuradores en Cortes y los consejeros del Movimiento, y pronunció su primer y trascendental discurso que fue televisado en directo.

*Bill Gates cumple 20 años, funda Microsoft y comienza una carrera que lo convertirá en el hombre más rico del mundo. El 4 de abril de 1975 nació una de las corporaciones más grandes del mundo. Hace 38 años Bill Gates y Paul Allen crearon una asociación llamada “Micro-soft”. Gates y Allen habían sido amigos y compañeros de programación básica en Lakeside School en Seattle. Gates tenía 19 años y Allen 22. La alianza «Micro-soft» se selló en abril, pero consiguió su nombre unos meses más adelante.

*En un reemplazo de Isabel Martínez de Perón, el presidente interino Italo luder autoriza a las fuerzas armadas a exterminar la guerrilla.

1976.

*Los militares derrocan a Isabel Martínez de Perón y designan presidente a Jorge Rafael Videla. Se inicia una cruenta represión y se aceptan créditos exorbitantes de usureros del exteriorDebido a la descomposición del gobierno, el descontrol económico y la violencia política vivenciada en esta época, los militares creen oportuno un nuevo golpe de Estado, llevado adelante bajo el nombre de “Proceso de Reorganización Nacional”. El general Jorge R. Videla (Ejército), el almirante Emilio E. Massera (Marina) y el brigadier Orlando R. Agosti (Aeronáutica); los tres comandantes de la armada, integraron la llamada Junta Militar, que el 24 de Marzo de 1976 derrocó al gobierno de María Estela Martínez de Perón. Parte de la sociedad argentina espera que el nuevo gobierno militar restableciera el orden y normalizara la economía, ante la aguda crisis que atravesaba Argentina. “Reorganizar” la sociedad argentina, era entonces la solución a esta crisis, era un “proceso” que no tenía “plazos” pero si “objetivos”: crear un ser occidental, nacional y cristiano. Uno de los rasgos fundamentales de este gobierno militar fue la represión ilegal, desarrollado con gran tenacidad entre los años 1976 y 1978. Tal es así, que la represión era organizada de manera sumamente planeada, y dirigida por los más altos niveles de decisión político y militar, además de que fue clandestina. La represión abarco desde las organizaciones guerrilleras que se comprometían con la lucha armada hasta aquellos actores sociales y políticos totalmente desvinculados de esta participación guerrillera. Con un total verificado de más de trescientos, los centros clandestinos, fueron los sitios elegidos para llevar a cabo las modalidades de represión, como secuestro, detención, tortura, y en la mayoría de los casos ejecución. Aquí surge una figura jurídica muy nombrada en nuestros días “desaparecidos”. La población argentina en su totalidad vivió un clima de miedo de censura, consecuencia de esta represión vivenciada. El gobierno estableció además, un duro control sobre los medios de comunicación y la vigilancia de todas las manifestaciones artísticas. La acción coactiva del Estado terrorista silenció cualquier tipo de opinión o información que se consideraba como peligrosa para el gobierno. En el primer año de dictadura ya había más de quince mil desaparecidos, diez mil presos, cuatro mil muertos y decenas de miles de exiliados.

Hasta acá llegamos hoy. Continuaremos en el próximo artículo con más del “Siglo Prodigioso”.