Saltar al contenido

El siglo Prodigioso – Breve crónica de 100 años decisivos (LX)

Avanzamos un poco más con el artículo “El siglo prodigioso” publicado en la revista Nuestra de Olavarría en 1999. Se trata en esta oportunidad el año 1978.

1978.

*Nace en Gran Bretaña el primer bebe de probeta. En el año 1977, en la clínica Bourn Hall de Cambridge del Reino Unido, fue concebida Louise Brown, la primera bebé probeta que nació el 25 de julio de 1978. Desde entonces han nacido más de tres millones de bebés gracias a esta técnica. El profesor Robert Edwards y el ginecólogo Patrick Steptoe fueron los encargados de realizar la fertilización in vitro y los gestores de uno de los momentos más importantes de la ciencia del siglo XX. En su momento fueron duramente criticados por falta de ética.

*Juan Pablo II es elegido Papa. Karol Wojtyla es elegido sucesor de San Pedro. Seis días después, es investido como Sumo Pontífice, asumiendo el nombre de Juan Pablo II. El primer Papa no italiano desde la elección de Adriano VI, en 1522. A sus 58 años, se convierte en el Papa más joven del siglo XX.

*Se celebra en el país el Campeonato Mundial de Fútbol, ganado por la Selecciona argentina. Después de disputar la final en 1930, Argentina tuvo que esperar unos cuantos años para ganar la Copa Mundial de la FIFA, lo que finalmente logró en 1978. En la final, el gran apoyo que el público brindó al equipo local contribuyó a derrotar a Holanda; que no pudo contar con Cruyff, al haberse negado éste último a viajar a Argentina debido a la situación política. En la primera fase de grupos, Argentina se vio superada por Italia, pero logró sobreponerse y llegar a la final al vencer a Perú por 6-0. El rquipo argentino, formado por grandes figuras de la talla de Daniel Passarella, Osvaldo Ardiles y Mario Kempes, derrotó a los holandeses en la final (3-1). Si bien la victoria de Argentina se debe al buen entendimiento que existía entre los jugadores, el talento de Kempes, también fue un factor decisivo. El número diez del combinado albiceleste empezó el torneo en baja forma y no encontró su mejor nivel hasta el final. Además de conseguir la medalla de campeones del mundo con su selección, Kempes también acabó el torneo con el título de máximo goleador, al haber logrado seis tantos.

*Es inminente una guerra con Chile, por cuestiones de límites, pero la intervención de la Iglesia evita la contienda. La Navidad de 1978 fue recibida de manera especial en la Argentina y en Chile.Fue casi un milagro que hubiese un motivo para festejar. Los tambores de la guerra dejaron de sonar a sólo horas del momento elegido para lanzarse a la batalla. Se lo conoció como el conflicto del Beagle. Podría haber sido un enfrentamiento a escala general en los dos países. Sólo la intervención directa de Juan Pablo II logró el aire que necesitaban los negociadores de cada lado para frenar el conflicto cuando la movilización era total en la frontera. El diferendo en la región del Beagle, sintetizado en la posesión de las islas Picton, Nueva y Lennox, pero que tenía en la mirada estratégica la proyección chilena hacia el Atlántico, había sido colocado bajo mediación de la Corona británica. El 2 de mayo de 1977 ese laudo arbitral apoyó el reclamo de Chile. La situación –con gobiernos militares en cada país– se volvía insostenible. Después de una serie de negociaciones secretas, en las que el almirante Julio Torti era el enviado argentino y el general Toro Dávila, el chileno, los presidentes Jorge Rafael Videla y Augusto Pinochet se encontraron en la base aérea mendocina del Plumerillo, en enero de 1978. Los mandatarios parecían los menos inclinados a la solución militar. Pero la

reunión fracasó y el 25 de enero de 1978 la Argentina declaró la nulidad del fallo arbitral. Las rondas de negociaciones continuaron ese año. A fines de octubre del 78, el brigadier Basilio Lami Dozo, entonces secretario general de la Fuerza Aérea, se entrevistó en Chile con Pinochet. Por primera vez se habló allí de una mediación papal. A mediados de diciembre los desplazamientos de tropas eran generales en uno y otro lado. El día del enfrentamiento sería el 22 de diciembre. Ante la inminencia del combate, en la mañana del 22 llega a Buenos Aires y a Santiago de Chile el ofrecimiento papal de mediación. Casi al anochecer lo acepta la Junta Militar argentina. El 23 de diciembre se anunció de manera oficial que Juan Pablo II, en el inicio de su papado, enviaría al cardenal Antonio Samoré para que se encargara de las negociaciones. La guerra se había evitado. Más allá de las rondas de negociaciones, las tensiones se mantuvieron en la frontera durante años, sucediéndose crisis de mayor o menor intensidad hasta el acuerdo final concertado por el gobierno de Raúl Alfonsín.

Hasta acá llegamos hoy. Continuaremos en el próximo artículo con más del “Siglo Prodigioso”.