El siglo Prodigioso – Breve crónica de 100 años decisivos (XI)

Anuncios patrocinados


Avanzamos un poco más con el artículo “El siglo prodigioso” publicado en la revista Nuestra de Olavarría en 1999. Se trata en esta oportunidad el año 1918.

1918.

*Son ejecutados el Zar Nicolás II y su familia. Nicolás II fue el último zar de Rusia, y gobernó desde 1894 hasta 1917 tras su abdicación. Durante su reinado el imperio ruso sufrió una gran caída económica y militar; además aprobó la movilización que marco el inicio de la Primera Guerra Mundial y la revolución Rusa. El Zar y su familia fueron apresados por los revolucionarios y terminaron prisioneros en Ekaterimburgo. En la medianoche del 17 de julio el Zar, su mujer, su hijo, sus cuatro hijas, el médico de la familia, un criado personal, la camarera de la emperatriz y el cocinero de la familia, fueron llevados al sótano de la casa con la excusa de tomarse una foto familiar antes del traslado, y  ejecutados. Este acto fue ordenado por Lenin y el líder bolchevique Sverdlov. En 1979, se halló la timba de la familia imperial, pero no fue hasta 1991 que fue abierta y se halló nueve cuerpos, faltando el de Alexis (el heredero) y el de Anastasia, dando lugar a especulaciones sobre el escape de la duquesa. En 2007 se anunció el descubrimiento de los cuerpos de Anastasia y Alexis.

*Concluye la Primera Guerra Mundial con las derrota de Alemania. Hacia 1918, ambos bandos atravesaban serias dificultades económicas y militares. Sin embargo, la previa incorporación de los Estados Unidos al conflicto, mejoró el ánimo de los aliados, sumando además recursos humanos y materiales. Entre marzo y junio de 1918, las tropas alemanas, cansadas y mal alimentadas, fallan el último objetivo, París, y no pueden soportar la contraofensiva aliada, en la Segunda batalla del Marne. Siendo evidente la superioridad aliada en tanques  y aviación. En los Balcanes, las tropas francesas derrotan a las búlgaras, concluyendo con la participación de Bulgaria en la guerra. Alemania queda sin aliados, su población sufre serias restricciones y su ejército está sin reservas y desmoralizados. El 8 de agosto un ataque aliado rompe el frente alemán, por lo que el Alto Mando pide iniciar negociaciones de paz. Cuando la convicción de que la guerra estaba ganada, los EEUU proclaman que sólo negociarán con un gobierno alemán democrático. Tras una revolución obrera en Berlín, el Kaiser huye a Holanda y la nueva República alemana firma el armisticio de Rethondes en noviembre de 1918. La guerra concluye con la victoria aliada.

Hasta acá llegamos hoy. Continuaremos en el próximo artículo con más del “Siglo Prodigioso”.



Artículos relacionados:




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *