El siglo Prodigioso – Breve crónica de 100 años decisivos (XV)

Anuncios patrocinados


Avanzamos un poco más con el artículo “El siglo prodigioso” publicado en la revista Nuestra de Olavarría en 1999. Se tratan en esta oportunidad los años 1923 y 1925.

1923.

*Luis Angel Firpo saca del ring de un golpe a Jack Dempsey, pero pierde por nocaut en el segundo round.

1925.

*Se estrena el film “El acorazado Potemkim”, del soviético Serguei Einsenstein. Se estrenó en Moscu en diciembre de 1925. Conmemora el vigésimo aniversario de la revolución de 1905, en donde la tribulación del buque Potemkim se reveló contra los oficiales del régimen zarista por las malas condiciones de vida, durante la sublevación de Odessa, en el Mar Negro. La población de Odessa se solidariza con la tripulación y envía víveres a los amotinados, y el ejército como respuesta masacra a la población. Est e enfrentamiento es el símbolo de la revolución que triunfaría doce años más tarde. “El acorazado de Potemkim” está considerada como una de las películas propagandísticas más influyente y fue nombrada mejor película de la historia en Bruselas en 1958.

*Muere José Ingenieros, líder del positivismo argentino. Jose Ingenieros fue médico, psiquiatra, psicólogo, criminólogo, farmacéutico, escritor, docente, filósofo y masón. Ingenieros fue un representante destacado del pensamiento positivista, sobre todo en sus primeros años. También fue uno de los fundadores del socialismo en Argentina, aunque no participó orgánicamente en la actividad partidaria.

* Muere Juan Vucetich, creador del método de identificación por huellas digitales. Nacionalizado argentino, desarrollo un sistema eficaz de identificación de personas por sus huellas digitales. Vucetich uso 101 rasgos de huellas y las clasificó en cuatro grupos. En 1891, la policía bonaerense puso en práctica el registro dactiloscópico de las personas, gracias a los métodos de Vucetich. En 1892, se identificó por primera vez una asesina en base a las huellas que dejó en la escena del crimen de dos de sus hijos. Francisca Rojas había acusado a su marido. Falleció en enero de 1925, por tuberculosis y cáncer.

Hasta acá llegamos hoy. Continuaremos en el próximo artículo con más del “Siglo Prodigioso”.






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *