Saltar al contenido

El Surrealismo de Dalí

Salvador Dalí

Hoy te voy a seguir contando acerca de los grandes pintores y corrientes artísticas, ayer fue el turno del Guernica de Picasso, emblemática obra en la historia del arte; hoy es el día de Salvador Dalí y el surrealismo.

Salvador Dalí nació en Figueras, España un 11 de mayo de 1904; integrante de una familia burguesa su precocidad siempre fue sorprendente, ya que a los 12 años descubre el estilo impresionista franceses, por ende se hace impresionista, y a los 14 ya tenía conocimientos del arte de Picasso y se volcó al Cubismo. Un año más tarde se convierte en editor de la revista Studium, donde dibujaba para la sección  “Los grandes maestros de la Pintura”.

En 1919 va a abandonar Cataluña  y se va a trasladar a Madrid, para entrar en la Academia de Bellas Artes. Ahí va a hacerse amigo de Federico García Lorca, y del futuro cineasta surrealista Luis Buñel; va a ser en esa ciudad que va a adoptar un estilo propio: llevando largos cabellos, corbatas grandes y una capa que arrastraba hasta los pies; con todo eso era difícil que el artista pasara desapercibido.

En 1923, por unas revueltas en la Academia de Bellas Artes lo expulsan pensando que era unos de los punteros de la rebelión, incluso hasta va preso por este hecho. Pero a la salida recibe una prensa para grabado,  regalo de su padre y una visita de Gacía Lorca, con quien relataría en esos tiempos la obra “Oda a Salvador Dalí”, publicada unos años después, en 1929, en la Revista de Occidente; y  un tiempo después trabaja con Buñuel en la película El perro Andaluz.

Lo relevante es cuando en 1927 Dalí viaja a París, ahí se une al grupo surrealista liderado por Breton; aunque va a ser expulsado acusándolo de: coquetear con el fascismo, hacer gala de un catolicismo delirante y sentir una pasión sin escrúpulos por el dinero. En 1929 va a enamorarse de Gala, al vivir con ella un amor intenso la usa como musa de obras como Adecuación del deseo, Placeres iluminados y El gran masturbador.

Placeres Iluminados, obra de Dalí

Cuando su padre se entera de la vida que llevaba su hijo, rompe vínculos con él; Dalí no parece muy preocupado y en 1934 viaja con su ya inseparable Gala a Estados Unidos; pero dos años después se desata la Guerra Civil española y asesinan a su gran amigo García Lorca. Un hecho importante en su vida va a ser cuando en 1938 conoce a Freud, quien había sido el gran inspirador de la estética surrealista, de las que Dalí se consideraba el gran exponente.

En 1939 vuelve a Nueva York, regresando finalmente a España 1948 para seguir llevando hasta el día de su muerte en 1989, una vida llena de polémicas y creaciones.

Lo más importante es que Dalí, quizás uno de los mayores pintores del siglo XX, que logró convertir esa irresponsabilidad que lo definía en una estética. Dalí exhibió de forma provocativa todas las circunstancias íntimas de su vida y su pensamiento, y se convirtió en el ícono de la corriente surrealista.

El surrealismo en sencilla palabras, fue un movimiento artístico y literario surgido en Francia, para los exponentes de esta expresión la obra debía nacer del automatismo puro, e  intentan plasmar por medio de formas abstractas  las imágenes de realidades complejas como el subconsciente y el mundo de los sueños.

Gala, la musa de Dalí

vía: www.biografiasyvidas.com