Enfermedades que generan los celulares

Anuncios patrocinados


Hoy en día es tan común el uso de celulares que incluso el teléfono fijo de línea ha dejado de tener relevancia, incluso es cierto que cada vez menos usamos el celular justamente para lo que se creó: hacer llamadas, y lo utilizamos para navegar en internet, sacar fotos, grabar videos, jugar a los jueguitos, escuchar música, etc.

 ero como todo, su uso tiene un lado malo, y son ciertas afecciones cotidianas que nadie imaginaria que muchas veces tiene su origen en el uso excesivo de los celulares.

Como el más grave encontramos a la adicción del uso de Smartphone, que se llama nomofobia, y es el no poder vivir sin continuamente chequear, mirar o estar con este aparatito.

Pero hay otras quizás que no las sabemos que son:

la postura, la utilización de estos pueden provocar malas posturas como sentarse encorvado, que puede causar presión adicional en nuestra columna y dolores de cuello y espalda.

síndrome del ojo seco, es cuando al mantener por mucho tiempo la mirada fija en este, se reduce a un tercio nuestros parpadeos, y esta situación provoca cambios en la producción lagrimal, causando grave daños en los ojos.

síndrome de vibración fantasma, es el pensar todo el tiempo que nuestro celular esta vibrando o sonando, incluso sabiendo que el mismo quizás este apagado, a esto se le suma otro trastorno que es la ansiedad por nomofobia, y es el estrés que le puede provocar al usuario quedarse sin batería, sin cobertura, u el hecho de olvidarse el móvil en algún lugar.

-Por último tenemos el dolor dactilar, ya que el uso prolongado puede causarnos dolores y calambres en dedos, muñecas y antebrazos.

Así que a cuidarse, y recordar que si bien el celular puede ser de gran utilidad no es algo imprescindible y que antes podíamos vivir sin él, así que ahora también.

Vía: Intransigente



Artículos relacionados:




» »

Laura

Mi nombre es Laura, fanática de las buenas charlas, la música y el cine. Soy una antropóloga capricorniana muy impaciente, justa y coherente. Cuasi adicta a algunos placeres de la vida como escuchar al flaco y ver una buena película; además soy muy alegre, y como siempre digo: rebuscada de manera simple. Ah! nunca me olvido de que: Las flechas que unos ven partir, otros las ven llegar..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *