Introducción al conocimiento científico

Anuncios patrocinados


A los comienzos, el conocimiento se definía como el conjunto de facultades sensoriales; esta definición no solo era aplicable al hombre, sino que también a otros seres vivos, ya que por ej. los perros domésticos que pueden reconocer a su dueño por medio del olfato.

Esas formas de conocimiento no son sino expresiones primarias de la capacidad sensorial. Un hombre primitivo reunía  una cantidad de conocimientos que le ayudaban a subsistir en un medio hostil; pero estos ya se relacionaban con otros como la memoria, asociación de ideas e intuición, que conjuntamente formaban un conocimiento empírico (adquirido por las experiencias sucesivas y su recuerdo).

El conocimiento alcanza a tener su verdadero valor filosófico cuando el hombre adquiere el estado de conocimiento de poseerlo, y se ubica dentro del mundo que lo rodea y de los fenómenos naturales que en existen. Cuando llega el momento en que el hombre tiene conciencias de tales fenómenos naturales, repetición, relación entre estos y constancia, se encuentra en los umbrales del conocimiento sistematizado, del conocimiento científico.

A lo largo de la historia de la humanidad, el paso del conocimiento empírico al científico  ha sido paulatino y prolongado; recibiendo en oportunidades grandes impulsos con algunos adelantos debido a la inteligencia de varios hombres que han marcado hitos decisivos en el desarrollo de la aprehensión intelectual.

Los asirios fueron los primeros en dar los primeros pasos en astronomía, los griegos  los descubridores de la ciencia natural (por ej. Hipócrates o Pitágoras), y Aristóteles y Platón  los precursores que plantean el problema del método científico. Para estos, los conocimientos basados en los conceptos surgidos de la observación de los hechos reflejaban la realidad.  Esta posición dogmática no es puesta en duda hasta el siglo XVI con Descartes, quien retoma el problema del método con el fin de llegar a evitar el error, en realidad instaura la duda de la duda metódica. A partir de esto deberán pasar varios siglos todavía antes que se comprenda la necesidad de una de las bases del conocimiento científico tal como lo entendemos ahora: el método experimental.

En las últimas décadas el conocimiento de las distintas ramas científicas, está siendo vertiginoso; y si bien estos han permitido dar un paso enorme hacia el conocimiento total, aún y seguramente seguirás así, será inalcanzable.



Artículos relacionados:




» »

Laura

Mi nombre es Laura, fanática de las buenas charlas, la música y el cine. Soy una antropóloga capricorniana muy impaciente, justa y coherente. Cuasi adicta a algunos placeres de la vida como escuchar al flaco y ver una buena película; además soy muy alegre, y como siempre digo: rebuscada de manera simple. Ah! nunca me olvido de que: Las flechas que unos ven partir, otros las ven llegar..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *