José Figueroa Alcorta

Anuncios patrocinados


José Figueroa Alcorta nació en Córdoba en 1869, y fue un reconocido político argentino, llegando incluso a ser Presidente de la Nación.

Nacido un 20 de noviembre, hijo de José Cornelio de Figueroa Valverde y de Teodosia Alcorta Isnardi estudia en el Colegio Monserrat, y posteriormente en la Universidad de Córdoba donde se convirtió en abogado.

En sus comienzos participó como constructor de la municipalidad de su provincia natal, y para el ferrocarril central del Norte Argentino, a su vez fue periodista escribiendo en los diarios El Interior y La Época.

Se casó en 1888 con Josefa Julia María de las Mercedes Bouquet Roldan, y se fue volcando de apoco a su gran pasión: la política. Formaba parte de las sociedades secretas, y al ser disueltas la logia Piedad y Unión se constituye un círculo secreto del cual José forma parte, y más tarde integraría también la Logia Bernardino Rivadavia de Buenos Aires.

Al año de egresar en la Universidad integra la legislatura de Córdoba como senador, luego bajo el gobierno de Juárez fue designado Ministro Secretario de Gobierno, justicia y culto. Más tarde en 1892 de la mano del ex presidente Roca es elegido diputado nacional por Córdoba y eso fue su trampolín para llegar a la gobernación de esa provincia.

Años más tarde Figueroa llega a la Vicepresidencia de la Nación, cuando el Presidente era Quintana, en 1904, y en 1906 cuando la salud del actual presidente se ve deteriorada llega a la presidencia, hasta 1910.

Después terminado su mandato el presidente Sáenz Peña lo designa embajador de España (1912) y 3 años después fue nombrado Ministro de la Suprema Corte de Justicia, finalmente ocupando la presidencia de la misma en 1929.

Muere el 27 de diciembre de1931.



Artículos relacionados:




Laura

Mi nombre es Laura, fanática de las buenas charlas, la música y el cine. Soy una antropóloga capricorniana muy impaciente, justa y coherente. Cuasi adicta a algunos placeres de la vida como escuchar al flaco y ver una buena película; además soy muy alegre, y como siempre digo: rebuscada de manera simple. Ah! nunca me olvido de que: Las flechas que unos ven partir, otros las ven llegar..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *