Saltar al contenido

La botánica

La civilización China fue la primera en asentar sus conocimientos botánicos por escrito, unos 4.000 años AC; y sus habitantes desarrollaron auténticos tratados sobre las propiedades curativas de ciertas plantas, distinguiendo las comestibles de las tóxicas. A su vez los hebreos han dejado descripciones de unas 70 especies.

Entre los griegos, Empédocles descubrió la función de la raíz como medio de sostén y órgano de alimentación de la planta; Aristóteles asoció el fruto con la reproducción de la especie, y su discípulo Teofrasto, autor de la historia de las plantas y las causas de las plantas, asentó en esos trabajos los resultados de sus investigaciones sobre 455 especies indicando, de este modo, la botánica sistemática.

Durante el Renacimiento, los estudios al respecto experimentaron grandes progresos. Fue en esa época que surgieron los primeros jardines botánicos: colecciones sistemáticas de plantas vivas. Con la clasificación del naturalista sueco Carl Von Linné, en el siglo XVIII, nació la nomenclatura actual. En su versión abreviada ésta consiste en dos nombres latinos, correspondientes al género y a la especie. Por ejemplo Zea Mays, es el nombre científico del maíz.

La botánica tiene varias ramas:

-La paleobotánica: estudia los restos vegetales fósiles.

-La geobotánica: trata la distribución de la flora de las distintas áreas del planeta.

-Botánica: ordena y clasifica las plantas.

-Botánica aplicada: estudia las características de las plantas en relación con su empleo por el hombre.

Ya en términos mas específicos, la citología vegetal se ocupa de las células; la histología, de los tejidos; la embriología, del desarrollo y transformaciones del embrión; la morfología, de las estructuras internas  y del aspecto exterior de los órganos de las plantas; la fisiología, se ocupa de la nutrición y reproducción vegetal; y la botánica descriptiva agrupa y cataloga rodos los descubrimientos.

La botánica también tiene estrecha relación con otras ciencias, como la geografía, la paleontología y la química, que resultan útiles para ampliar y profundizar sus conceptos.