La estadística

Anuncios patrocinados


La estadística nace como solución a la necesidad que tenían los Sumerios, Chinos, Palestinos, Egipcios y griegos de conocer con qué medios disponían. Estas civilizaciones obtenían información que describía la composición de sus poblaciones o la capacidad económica que estas tenían  a través de censos, esa información se utilizaba con fines impositivos, catastrales o militares.

Durante la Edad Media, son las órdenes eclesiásticas las que se encargan de registrar las observaciones descriptivas de las poblaciones en los históricos libros de la iglesia: nacimientos, fallecimientos, matrimonios, etc.

Recién en el siglo XVII Pascal en su correspondencia, con el jugador profesional caballero de Mere, va a sentar las bases de las probabilidades. Esta teoría nace como un subproducto de la preocupación de la realeza por conocer cuanta fortuna podrían esperar en los juegos de dados o barajas. A su vez en Inglaterra, un tendero de Londres usaba métodos matemáticos muy sencillos, estima atributos de la población a partir de registros demográficos que elaboran las parroquias y establece leyes de comportamiento sin necesidad de censarlas.

Pero el verdadero padre de la estadística es el conde Laplace, quien ene l siglo XIX fusiona 3 grandes corrientes: probabilidades, descriptiva y inferencial dando el nacimiento a la estadística moderna y ampliando su campo de aplicación al resto de la ciencias.

Podemos definir a la estadística como la disciplina que estudia los métodos científicos de evaluación de datos y su transformación en información útil para la toma de decisiones.






» »

Laura

Mi nombre es Laura, fanática de las buenas charlas, la música y el cine. Soy una antropóloga capricorniana muy impaciente, justa y coherente. Cuasi adicta a algunos placeres de la vida como escuchar al flaco y ver una buena película; además soy muy alegre, y como siempre digo: rebuscada de manera simple. Ah! nunca me olvido de que: Las flechas que unos ven partir, otros las ven llegar..

2 ideas en “La estadística

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *