La reforma Universitaria de 1918

Anuncios patrocinados


Estudiantes toman la Universidad de Córdoba e izan la bandera argentina

En 1918, primero en la Universidad de Córdoba y luego en otras Casas de Altos Estudios, se produjeron una sucesión de huelgas estudiantiles, con el objetivo de modificar los planes de estudio y se pusiera fin a la influencia escolástica y clerical en la educación superior.

Los reformadores buscaban y presentaban ideas acerca de la educación muy diferentes a las del pasado,  sus ideas se basaban en la participación democrática de los estudiantes en los gobiernos de las Universidades, alcanzando así una democracia educativa.

Tras prolongadas negociaciones entre funcionarios y líderes universitarios se logró:

-Simplificar los criterios de ingreso de la Universidad

– Los Planes de estudio sufrieron importantes modificaciones

-Se crearon nuevas Universidades, lo cual provocó que se ampliaran las posibilidades de los grupos de clase media a acceder a una educación superior

– La universidad  se volvió  autónoma y auto-gobernada, eligiendo sus propias autoridades sin injerencia del poder político, y dándose sus propios estatutos y programas de estudio.

-Se fundaron los principios de extensión de la Universidad, donde se buscaba “extender” la presencia de la universidad en la sociedad y relacionarla íntimamente con el pueblo.

– El acceso por concursos y periocidad de las cátedras.

-Libertad de cátedra, cátedra paralela y cátedra libre

En 1922 estos grupos ya habían llegado a ocupar una posición política muy diferente de la que tenían en el período oligárquico; ahora estaban plena y directamente envueltos en las actividades del Estado y se habían transformado en uno de sus principales beneficiarios. Si se exceptúan episodios espectaculares como el de la Reforma Universitaria, este cambio tuvo lugar en forma gradual, sin serios choques que pusieran en peligro la estabilidad del nuevo sistema político. En gran medida, lo que estaba ocurriendo era un efecto previsible de la ampliación del sufragio en 1912. Al conceder esto, la élite se había declarado dispuesta a aceptar una extensión del papel político de la clase media como artilugio para conquistarlo.

Para concluir puedo decir que la Reforma Universitaria es el hecho que más se ha asociado a los logros del gobierno radical a favor de la clase media; posteriormente esta Reforma tendría repercusión y réplicas en toda Latinoamérica.

Los dejo con una frase del manifiesto de la Reforma Universitaria que, considero que en pocas palabras, resume la importancia de la misma:

“…Hombres de una República libre, acabamos de romper la última cadena que, en pleno siglo XX, nos ataba a la antigua dominación monárquica y monástica. Hemos resuelto llamar a todas las cosas por el nombre que tienen. Córdoba se redime. Desde hoy contamos para el país una vergüenza menos y una libertad más. Los dolores que quedan son las libertades que faltan. Creemos no equivocarnos, las resonancias del corazón nos lo advierten: estamos pisando sobre una revolución, estamos viviendo una hora americana…”

“…Nuestro régimen universitario —aún el más reciente— es anacrónico. Está fundado sobre una especie de derecho divino; el derecho divino del profesorado universitario. Se crea a sí mismo. En él nace y en él muere. Mantiene un alejamiento olímpico. La federación universitaria de Córdoba se alza para luchar contra este régimen y entiende que en ello le va la vida. Reclama un gobierno estrictamente democrático y sostiene que el demos universitario, la soberanía, el derecho a darse el gobierno propio radica principalmente en los estudiantes. El concepto de autoridad que corresponde y acompaña a un director o a un maestro en un hogar de estudiantes universitarios no puede apoyarse en la fuerza de disciplinas extrañas a la sustancia misma de los estudios. La autoridad, en un hogar de estudiantes, no se ejercita mandando, sino sugiriendo y amando: enseñando….”



Artículos relacionados:




Laura

Mi nombre es Laura, fanática de las buenas charlas, la música y el cine. Soy una antropóloga capricorniana muy impaciente, justa y coherente. Cuasi adicta a algunos placeres de la vida como escuchar al flaco y ver una buena película; además soy muy alegre, y como siempre digo: rebuscada de manera simple. Ah! nunca me olvido de que: Las flechas que unos ven partir, otros las ven llegar..

Una idea en “La reforma Universitaria de 1918

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *