Saltar al contenido

Los problemas del siglo XXI en materia educativa

En un mundo globalizado las ventajas y facilidades se hacen evidentes, pero a la vez y de forma lamentable también lo hacen las desventajas y los problemas que esto acarrea. Hoy en NeetAnálisis revisaremos aquellos inconvenientes que trae aparejado el siglo XXI en relación a la educación por supuesto.

Comencemos con lo más evidente: la tecnología. Por supuesto que somos partícipes de los beneficios de ella pero, ¿qué sucede con las desventajas?. En primer haremos referencia a Internet, quien deja gran cantidad de material a nuestro alcance. Ahora, esta avalancha de información no siempre tiene un sustento real, es decir, existe mucho material falso y sin sustento real. A partir de esto comienzan a circular conocimientos falsos que, a menos que una persona capacitada los desmienta, se transmiten y dispersan entre la población.

Continuando nos topamos con aquellos facilitadores que intervienen en la educación, por ejemplo las calculadoras. El uso de ellas comenzó como algo casual para convertirse en algo de todos los días. Por supuesto que ahorran tiempo y en ocasiones son necesarias, puesto que hallar ciertos resultados puede ser difícil, pero su uso es un exceso. La agilidad mental que nos permitía realizar cuentas a menudo se ha perdido, puesto que ya hasta las cuentas más simples se realizan con calculadora. Una simple división o suma ya no es tan fácil como antes, no sin calculadora al menos.

La ortografía y las abreviaciones no están ajenas a estos problemas. Por el hecho de querer ahorrar tiempo y palabras, surgen ciertos reemplazos y abreviaciones que no favorecen la educación, por ejemplo utilizar «K» en vez de «QU», o no utilizar «U» en aquellas palabras con «Q», y por supuesto no podemos dejar de lado los acentos, que ya son algo ajeno a la forma de forma de escribir diaria. Los puntos y las comas ya no se utilizan, sino que se opta por enviar varios mensajes sin utilizar estas puntuaciones. Todas estas costumbres que se adquieren por emplear estos errores de forma diaria afectan la redacción de los niños.

Por último, y no por eso menos importante no podemos dejar de nombrar las distracciones que vienen de la mano de la tecnología. Facebook, Twitter, Whatsapp, la más amplia variedad de juegos, todas y cada una, una opción para dejar de estudiar e interactuar con alguno de estos entretenimientos.

Si las tecnologías estuvieran empleadas de forma correcta le permitirían al hombre adquirir beneficios inmediatos, pero como toda cosa también tiene su lado malo. Controlar el tiempo de exposición a celulares, dispositivos de juego, Internet y otros elementos relacionados por parte de niños y adolescentes en período escolar puede minimizar las consecuencias negativas del empleo de estos.

Lecturas recomendadas: