Los Reyes Magos

Anuncios patrocinados


Falta poquito para la fecha más esperada por los chicos: la llega de los Reyes Magos. Fecha hermosa, llena de magia y mítica si las hay, esta es una de las más importantes sin duda.

Los Reyes Magos tienen una antigüedad de unos 2.000 años,  y su historia también ha sufrido algunos cambios, ya que por ejemplo los Magos no siempre fueron 3, Baltasar no fue negro hasta el siglo XVI y los Reyes Magos parece que no se dieron a conocer hasta el siglo V, fecha en que datan las primeras referencias a estos.

Por ejemplo, Mateo 2:1-12 afirma:

“Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos, diciendo: Dónde está el Rey de los Judíos, que ha nacido? porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle. Oyendo esto el rey Herodes se turbó, y toda Jerusalén con él. Y convocados todos los principales sacerdotes y los escribas del pueblo, les preguntó dónde había de nacer el Cristo. Ellos le dijeron: En Belén de Judea; porque así está escrito por el profeta: ‘Y tú, Belén, de la tierra de Judá, no eres la más pequeña entre los príncipes de Judá; Porque de ti saldrá un guiador, Que apacentará a mi pueblo Israel’. Entonces Herodes, llamando en secreto a los magos, indagó de ellos diligentemente el tiempo de la aparición de la estrella; Y enviándolos a Belén, dijo: Id allá, y averiguad con diligencia acerca del niño; y cuando le halléiss, hacédmelo saber, para que yo también vaya y le adore. Ellos, habiendo oído al rey, se fueron: y he aquí la estrella que habían visto en el oriente, iba delante de ellos, hasta que llegando, se detuvo sobre donde estaba el niño. Y al ver la estrella, se regocijaron con muy grande gozo. Y entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, le adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes, oro, incienso y mirra. Pero siendo avisados por revelación en sueños que no volviesen a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino”.

La celebración de los Reyes Magos para mí siempre tuvo algo de mágica, será también porque la tradición dice que para que estos vengan el día anterior tenemos que poner bajo el árbol:

-Un par de zapatillas

-Agua y pasto para alimentar a los camellos que trasladan a los reyes

Por ende era común comenzar con estos preparativos desde temprano y no poder dormirme por la noche con tal de escuchar la llegada de estos. Por la mañana solo quedaba despertar, comprobar que “los camellos” se habían comido el pasto y bebido el agua y encontrar un regalito bajo el árbol.

 Vía: euro residentes



Artículos relacionados:




Laura

Mi nombre es Laura, fanática de las buenas charlas, la música y el cine. Soy una antropóloga capricorniana muy impaciente, justa y coherente. Cuasi adicta a algunos placeres de la vida como escuchar al flaco y ver una buena película; además soy muy alegre, y como siempre digo: rebuscada de manera simple. Ah! nunca me olvido de que: Las flechas que unos ven partir, otros las ven llegar..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *