Saltar al contenido

Mercedes “la negra” Sosa

Mercedes nació un 9 de julio de 1935 en San Miguel de Tucumán, proveniente de un hogar muy humilde y demostrando desde pequeña su inclinación por la música folclórica, desde la adolescencia enseñaba danzas folclóricas y cantaba. A sus quince años, empujada por sus amigas, va a presentarse a un certamen radial de la LV12 de Tucumán, y tras el seudónimo de Gladys Osorio triunfa en el certamen y logra ganar un contrato por dos meses de actuación en esa emisora radial; ese sería el principio de su gran carrera.

Pasada una década se produce un estallido en torno a este estilo de música, y Mercedes Sosa ya estaba comprometida con esta como miembro del Movimiento del Nuevo Cancionero, una corriente renovadora del folclore. Esta corriente, dejaba de lado las modas pasajeras para poner el acento en la cotidianeidad del hombre; entre sus fundadores se encuentran Esteban Armando Tejeda Gómez, Tito Francia, Manuel Oscar Matus.

La negra Sosa sorprendía al público en cada una de sus actuaciones, y cautivaba a todos con su personalidad; finalmente Matus –quien era su esposo- edita un sello independiente y edita el primer disco de Mercedes Sosa: Canciones con fundamento. En 1967 ya graba Para Cantarle a mi gente, un disco que tuvo mucho éxito, por eso en abril de ese mismo año ya había conquistado no solo a los argentinos, sino también al público europeo y de los Estados Unidos.

Como muchos otros artistas que estaban comprometidos con la realidad del país, durante la dictadura Mercedes Sosa sufrió también consecuencias, por ejemplo no se podían pasar sus canciones en la radio nacional. No obstante la negra seguía cantándole a la vida y editando discos, en 1979 lanza el disco Serenata para la tierra de uno, y el hostigamiento que sufrió la obligaron a exiliarse del país, instalándose en París y posteriormente en Madrid. Recién vuelve a un escenario argentino en 1982, ahí se reencontró con un público ansioso por escucharla; aunque recién vuelve para quedarse en 1983.

Consiguientemente le seguirían una ola de exitosos discos, giras, recitales y premios. La vida y obra de Mercedes Sosa fue intensa y sumamente artística, grabando con reconocidos músicos como Charly García, Fito Páez, León Gieco, Victor Heredia, entre otros centenares.

Hasta casi sus últimos días la negra Sosa siguió regalando su don al mundo, por el 2008 emprendió un gira en la que recorrió gran parte de Europa e Israel. La negra falleció el 4 de octubre de 2009, pero dejo su legado con más de 30 discos editados, canciones inolvidables y una vida controversial e intensa.

Mercedes nació un 9 de julio de 1935 en San Miguel de Tucumán, proveniente de un hogar muy humilde y demostrando desde pequeña su inclinación por la música folclórica, desde la adolescencia enseñaba danzas folclóricas y cantaba. A sus quince años, empujada por sus amigas, va a presentarse a un certamen radial de la LV12 de Tucumán, y tras el seudónimo de Gladys Osorio triunfa en el certamen y logra ganar un contrato por dos meses de actuación en esa emisora radial; ese sería el principio de su gran carrera.
Pasada una década se produce un estallido en torno a este estilo de música, y Mercedes Sosa ya estaba comprometida con esta como miembro del Movimiento del Nuevo Cancionero, una corriente renovadora del folclore. Esta corriente, dejaba de lado las modas pasajeras para poner el acento en la cotidianeidad del hombre; entre sus fundadores se encuentran Esteban Armando Tejeda Gómez, Tito Francia, Manuel Oscar Matus.
La negra Sosa sorprendía al público en cada una de sus actuaciones, y cautivaba a todos con su personalidad; finalmente Matus –quien era su esposo- edita un sello independiente y edita el primer disco de Mercedes Sosa: Canciones con fundamento. En 1967 ya graba Para Cantarle a mi gente, un disco que tuvo mucho éxito, por eso en abril de ese mismo año ya había conquistado no solo a los argentinos, sino también al público europeo y de los Estados Unidos.


Como muchos otros artistas que estaban comprometidos con la realidad del país, durante la dictadura Mercedes Sosa sufrió también consecuencias, por ejemplo no se podían pasar sus canciones en la radio nacional. No obstante la negra seguía cantándole a la vida y editando discos, en 1979 lanza el disco Serenata para la tierra de uno, y el hostigamiento que sufrió la obligaron a exiliarse del país, instalándose en París y posteriormente en Madrid. Recién vuelve a un escenario argentino en 1982, ahí se reencontró con un público ansioso por escucharla; aunque recién vuelve para quedarse en 1983.
Consiguientemente le seguirían una ola de exitosos discos, giras, recitales y premios. La vida y obra de Mercedes Sosa fue intensa y sumamente artística, grabando con reconocidos músicos como Charly García, Fito Páez, León Gieco, Victor Heredia, entre otros centenares.
Hasta casi sus últimos días la negra Sosa siguió regalando su don al mundo, por el 2008 emprendió un gira en la que recorrió gran parte de Europa e Israel. La negra falleció el 4 de octubre de 2009, pero dejo su legado con más de 30 discos editados, canciones inolvidables y una vida controversial e intensa.


Vía: http://www.mercedessosa.com.ar/biografia.htm