Saltar al contenido

México derrota a Porfirio Díaz, el dictador

Porfirio Díaz gobernó casi ininterrumpidamente México desde 1876,  pero cuando impone su reelección en 1910 se produjeron levantamientos en todo el país que originaron una guerra civil.

Durante su mandato Porfirio abrió el país tanto al capital de Estados Unidos como al británico, lo cual aseguró un despegue económico en todo México; sin embargo su poder dictatorial hizo que una oposición surgiera y se hiciera cada vez más fuerte. Finalmente fue derrocado en 1911, un año después que lanzara su reelección manipulada; pero previamente ya habían acontecido muchos conflictos  entre el ejército y los opositores de este régimen.

El caudillo de la revolución era Francisco Indalecio Madero, un líder que aunque era proveniente de familia terrateniente, pertenencia a círculos liberales moderados y postulaba un cambio en la situación política y social de México.

Este movimiento revolucionario recibió el apoyo de muchos sectores de la población, tanto grupos guerrilleros como campesinos se sumaron a esta lucha contra el gobierno, liderados por Francisco Pancho Villa , con su división del norte, y Emiliano Zapata que combatía a los empobrecidos trabajadores agrícolas del sur.

En 1911 Madero es elegido jefe de estado, pero en 1913 un grupo reaccionario reunido en torno a Félix Díaz derroco al mismo y lo asesino poco después.  Los revolucionarios encabezados por Zapata no reconocieron al nuevo jefe de estado y en 1914 Estados Unidos intervino militarmente la guerra civil del país.

Pero el objetivo de los rebeldes era derrocar a este régimen imperante para instaurar un gobierno democrático. En 1914 el jefe de los insurrectos Venustiano Carranza ocupo la ciudad y tras la toma del poder se pusieron en evidencia las contradicciones existentes entre los revolucionarios. Como consecuencia se produjeron nuevos disturbios, finalmente Carranza logra imponerse y en 1915 fue reconocido internacionalmente como presidente de México.

Dos años después este promulga una constitución de signo reformista y democrático que en sus planteos generales continúa hasta el día de hoy.