Saltar al contenido

Nomenclatura de los compuestos

Cuando la química era una ciencia joven y el número de compuestos conocidos era pequeño, era posible memorizar todos sus nombres. En general, la mayoría de los nombres derivaban de su aspecto físico, de sus propiedades, de su origen o de sus aplicaciones. Por ejemplo: leche de magnesia (hidróxido de magnesio), gas hilarante (gas de la risa – óxido de nitrógeno) y polvo de hornear (bicarbonato de sodio principalmente).

Actualmente el número de compuestos conocidos supera los treces millones, y se debieron diseñar reglas que permitan nombrar los compuestos y facilitar la comunicación entre químicos a nivel mundial. La IUPAC (Unión Internacional de Química Pura y Aplicada – en inglés International Union of Pure and Applied Chemistry), es la máxima autoridad en materia de nomenclatura química, la cual se encarga de establecer las correspondientes reglas.

Antes de comenzar con la nomenclatura de los compuestos deben distinguirse entre compuestos orgánicos e inorgánicos. Los compuestos orgánicos son aquellos que contienen carbono combinado con hidrógeno, oxígeno, nitrógeno y azufre. El resto de los compuestos se clasifican como inorgánicos. Debe tenerse presente que algunos compuestos como monóxido de carbono (CO), dióxido de carbono (CO2), disulfuro de carbono (CS2) y compuestos que contienen los grupos cianuro (CN), carbonato (CO3) y bicarbonato (HCO3) se consideran compuestos inorgánicos.

Para organizar y simplificar la nomenclatura, los compuestos inorgánicos se clasifican a su vez en: compuestos iónicos, compuestos moleculares, ácidos y bases e hidratos. En futuras publicaciones se desarrollará la nomenclatura de cada subgrupo en particular.