Poliomielitis

Anuncios patrocinados


Zonas con poliomielitis autóctona

Hace poco en una de las entradas vimos las diferencias entre epidemia, endemia y pandemia; hoy vamos a tocar una enfermedad que entre 1840 y 1950 fue una epidemia mundial: la poliomielitis, situación que se modifico cuando se descubrieron las vacunas contra esta.

La poliomielitis es una enfermedad viral, que puede afectar tanto los nervios y conducir a la persona a una parálisis parcial o –en el peor de los casos- total. La misma es causada por una infección con el poliovirus, un virus que puede propagarse a través del:

-Contacto directo con alguna otra persona

-El contacto con moco o con flema infectados de la nariz o boca

-Tomar contacto con heces infectadas

Cuando este virus entra por nariz o por boca, se va a multiplicar por la garganta y el aparato digestivo, para finalmente absorberse y diseminarse por la sangre y el sistema linfático. Los primeros síntomas pueden aparecer entre los 5 a 35 días, y los principales son: malestar general, dolor de cabeza, garganta roja y con dolor, fiebre y vómitos.

Como vemos esta enfermedad ataca el sistema nervioso central, donde se encuentran la médula y el cerebro; por eso cuando se aplica un tratamiento lo más importante es controlar los síntomas mientras la infección continua, aunque las personas mayormente afectadas pueden necesitar ayuda también con la respiración. El tratamiento generalmente incluye antibióticos, calor húmedo para reducir dolores, analgésicos y algún tipo de fisioterapia.

Igualmente esta enfermedad puede traer complicaciones como neumonías, falta de movimiento, miocarditis, perdida de la función intestinal, parálisis muscular, edema pulmonar, entre otros.

Aunque hoy en día no son muy comunes los casos de poliomielitis, los brotes aun ocurren en algunos países –sobre todo los más pobres como África y Asia-, y se dan en personas que no han sido vacunadas. Por esto se han llevado a cabo campañas de vacunación masiva durante los últimos 20 años, para erradicar lo más que se pueda esta enfermedad que en un pasado fue una epidemia mundial.

Vía: Medline Plus 



Artículos relacionados:




Laura

Mi nombre es Laura, fanática de las buenas charlas, la música y el cine. Soy una antropóloga capricorniana muy impaciente, justa y coherente. Cuasi adicta a algunos placeres de la vida como escuchar al flaco y ver una buena película; además soy muy alegre, y como siempre digo: rebuscada de manera simple. Ah! nunca me olvido de que: Las flechas que unos ven partir, otros las ven llegar..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *