Principios en la educación: de Sarmiento a hoy

Anuncios patrocinados


¿Cómo se gestaron los principios educativos de nuestro país?

Bien sabemos que el prócer por excelencia que asociamos con la educación en nuestro país es Sarmiento, este presentó ideas revolucionarias respecto a este campo, ideas que se dispararon en su visita  a los Estados Unidos cuando se puso en contacto con Mary Mann, esposa de Horace Mann, un gran educador de aquel país.

Incluso cuando Sarmiento llega a la presidencia, le pidió a su amiga que trajera docentes de aquel país para poner en marcha sus ideas.

Para Sarmiento la educación tenía dos objetivos claros, una era que esta constituía el centro de la democracia, y otra que era un baluarte contra la barbarie. Por eso le asignaba a esta un papel central en la organización de las sociedades modernas, materiales y políticos.

Sarmiento bajo principios bien claros era partidario de abolir los castigos corporales, e impulsó el crecimiento de los establecimientos educativitos, en sus 6 años de presidencia se crearon más de 8000 escuelas (si! Leíste bien) .

Por otro lado también alentó la formación de docentes, quienes hacían falta para el proceso educativo, de bibliotecas, de centros de investigación y demás.

 

Sarmiento tenía principios bien claros en torno a la educación, quería una educación científica y moderna, la consideraba como fundamental para las sociedades, quería una educación popular, y por ello durante su presidencia e incluso después lucho para que la educación comience a ser valorada y vista como algo principal para los hombres.

Como verán estos fueron los primeros pasos que forjaron el camino de la educación argentina, podrá muchas veces ser criticado, pero quizás es por este hombre, que Argentina es ejemplo muchas veces en cuanto a la educación gratuita, popular, cogobernada, y también a otros que a lo largo de la historia lucharon por una educación mas inclusiva –como la Reforma universitaria de 1918-, u otras tantas luchas y derechos conquistados que han puesto a nuestro sistema educativo como uno de los mejores.

Aun queda mucho por mejorar, desde ya más presupuesto, atención a los edificios, mejoras salariales para docentes, pero siempre debemos seguir aquellos principios y mantenerlos bien altos: la educación gratuita, popular, cogobernada y laica jamás debemos dejar que la toquen porque al fin y al cabo en un resultado de luchas a lo largo de nuestra historia.



Artículos relacionados:




Laura

Mi nombre es Laura, fanática de las buenas charlas, la música y el cine. Soy una antropóloga capricorniana muy impaciente, justa y coherente. Cuasi adicta a algunos placeres de la vida como escuchar al flaco y ver una buena película; además soy muy alegre, y como siempre digo: rebuscada de manera simple. Ah! nunca me olvido de que: Las flechas que unos ven partir, otros las ven llegar..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *