Saltar al contenido

Qué eran los relicarios

descarga (25)¿Qué eran los relicarios? Pensándolo en términos religiosos, dicha terminología se utiliza para referir a los sitios o recipientes donde se almacenan o protegen las reliquias.

El cristianismo, por su parte, denomina reliquias a los restos de aquellas personas que han sido santificadas; entonces, por extensión, las reliquias para los cristianos son todas aquellas cosas que pertenecieron a los santos o tuvieron que ver con ellos.

 

Dónde se guardaban las reliquias

En los orígenes del cristianismo, se le fue otorgando un cierto valor a todos los objetos que pertenecían a las personas ya fallecidas de modo que pudieran adquirir la fe que merecían. Por ejemplo, los clavos que se usaban para crucificar a los mártires y las sábanas con las que cubrían  sus cuerpos, se transformaron en reliquias.

Como era necesario cubrir y proteger dichas reliquias, con el paso del tiempo se crearon los relicarios. Estuches, cofres, cajas y muchos otros elementos fueron utilizados como “custodia” de las mismas, los cuales comenzaron a ser expuestos en templos y muchos otros lugares públicos que les permitieran dar un valor más amplio del que tenían. Tal es así que pasaron a ser objetos de decoración en muchos lugares de gran importancia social, y comenzaron a construirse con materiales de gran valor que los embellecieran.

RELICARIOS_ORO_LAMIN_237163557879557824481Por ejemplo, en la Catedral de Valencia, en España, se encuentran los relicarios más importantes del mundo. Las reliquias de San Luis Bertrán y San Juan de Ribera, entre otros santos, yacen allí.

Otros ejemplos de importantes relicarios son los siguientes: el Arca santa de las Reliquias, el Arca de san Millán, el cofrecillo de madera ubicado en la parroquia de Abárzuza, la arqueta de bronce esmaltado del Museo de Burgos y la cabeza de San Gregorio de Ostia.

Otro nombre que se le dio a los relicarios en la historia fue encólpium, en tiempos donde la iglesia era una institución bastante nueva. En esos momentos, venerar las reliquias era posible en los altares y sepulcros.