Saltar al contenido

Qué es el Ácido Láctico y cómo se forma

El ácido láctico es un componente de nuestro metabolismo muy interesante para más que nada aquellos que hacen actividad física, ya que está intimamente relacionada a ella, aunque hay muchos mitos asociadas a ella. Esto es porque sigue una via de “metabolismo” que no requiere oxígeno, por lo que es más rápida, aunque sirve más para “salir del paso”. Está claro que el ácido láctico es uno de los sustratos energéticos más importantes de nuestro metabolismo para la actividad física, ya que poder controlar su concentración en el músculo de manera adecuada nos permite equilibrar mucho mejor nuestro gasto de energía durante la actividad. Pero veamos bien qué es el ácido láctico y cómo se forma.

Fermentación láctica
La fermentación láctica es el nombre de la formación del Ácido Láctico en el músculo

El ácido lactico es, ni más ni menos, que un ácido orgánico cuya estructura es muy simple pero que su utilidad es inigualable. Como ya dije, el ácido láctico es el producto de una descomposición de glucosa sin oxígeno. Esto es: cuando hacemos ejercicio, nuestro cuerpo utiliza la glucosa como fuente principal de energía rápida, con las reservas de oxígeno que tenemos. Llega un momento en que la demanda de oxígeno es más alta de la que podemos consumir mientras nos movemos, por eso nuestro cuerpo degrada la glucosa pero en vez de ir a piruvato, ciclo de Krebs y cadena respiratorioa, agarra otro “camino” sin oxígeno y genera el ácido láctico que, no, no es lo que nos da calambres.

Una vez que se formó el ácido láctico, empiezan una serie de reacciones químicas en nuestro cuerpo. Disminuye el pH (aumenta la acidez) y por eso se inhiben enzimas de la degradación de la glucosa, y por otro lado el calcio (importantísimo para nuestro movimiento muscular) ya no tiene tan permitido la entrada en los lugares que debe. Todo se traduce a que el cuerpo saca energía de otra parte, y acá viene la reserva a la que todos queremos llegar: el quemado de los lípidos.