Qué es la Fonología y la Fonética

Anuncios patrocinados


En varias oportunidades hemos hablado sobre cuestiones de gramática que han permitido a nuestros seguidores mejorar su posición respecto a la escritura y el habla. Hoy nos compete hablar sobre qué es la fonología y la fonética, pudiendo decir a grandes rasgos que la fonología es la rama de la lingüística que se ocupa de los fonemas, y la fonética de los sonidos. Veamos cuáles son sus diferencias y tratamientos.

fonologia002

Diferencias entre fonología y fonética

Cuando nos referimos a fonética y fonología es importante saber, como primer instancia, que si bien son diferentes van de la mano. Tanto una como la otra tienen como principal objetivo, el estudio de sonidos de una lengua. La fonética, por su parte, estudia los sonidos de una lengua con arreglo a las cuestiones articulatorias perceptibles; por ejemplo, distingue entre la “b” de rombo y la “b” de robo. En cambio, la fonología estudia los elementos fónicos de una lengua desde su función. Por ejemplo, hay una unidad /b/ en beso, que si la cambiamos por la unidad /p/ obtenemos otra palabra que es peso, y si la cambiamos por /t/teso; y, si la sustituimos por /k/queso, y así múltiples cambios que dan origen a distintas palabras con, valga la redundancia, significados distintos. En este caso, las unidades /b, /p/, /t/, /k/, son los fonemas, los cuales actúan a nivel de la lengua o cambiando la forma de expresión.

A partir de estos ejemplos se puede decir, entonces, que los fonemas son las unidades fonológicas más pequeñas en las que se puede dividir un conjunto fónico. Su principal característica tiene que ver con la diferenciación de significados; es importante saber, por ejemplo, que caro no es lo mismo que carro, y al mismo tiempo es diferente el significado de ambas para con cabo.

Veamos cuáles son las clases de fonemas vigentes en la actualidad, y cuál es el sistema fonético y fonológico que utiliza el habla castellana.

fonologia003Es importante saber que los sonidos articulados se producen al salir el aire de los pulmones por el movimiento de expiración; así el aire llega a los bronquios, la tráquea y finalmente pasa por la laringe, donde se ubican las cuerdas vocales. Si estas se aproximan y vibran, el sonido se dice que es “sonoro”, de lo contrario será “sordo”.

Para saber si un sonido es sonoro o sordo, una forma sencilla es emitirlo en voz alta, al mismo tiempo que la mano presiona la garganta: si se producen vibraciones hablamos de sonoro, y sino, sordo. Dentro de un sonido sonoro se pueden distinguir los fonemas vocálicos y los consonánticos. Veamos de qué se tratan:

  • Los fonemas vocálicos

Este tipo de fonemas se pronuncian de manera tal que el aire circula sin obstáculos; además, son capaces de formar sílabas por sus propios medios.

Dependiendo de su ubicación, o del lugar de la boca donde se produce su articulación, las vocales españolas pueden ser anteriores, centrales y posteriores. Por otro lado, según el grado de abertura de la cavidad bucal al momento de pronunciarlas, las vocales pueden ser abiertas, cerradas y medias.

  • Los fonemas consonánticos

Se pueden clasificar según su modo de articulación en:

  1. Oclusivos. Propios del bloqueo del flujo de aire. Ejemplo: /p/,/t/,/k/,/b/,/d/,/g/.
  2. Fricativos. Se caracterizan por tener una cierta dificultad para la expulsión del aire, pero sin impedirlo. Ejemplo: /f/, /s/
  3. Africados. En su articulación se produce un primer momento de oclusión y un segundo momento de fricación.
  4. Nasales. Fonemas en cuya articulación el aire es expulsado al mismo tiempo por boca y nariz.
  5. Laterales. La lengua se sitúa en el centro superior de la cavidad bucal provocando la salida del aire por sus laterales. Ejemplo: /l/, /r/
  6. Vibrantes. Pronunciados con repetición rápida de contactos sucesivos o vibraciones de la punta de la lengua sobre los alvéolos.

Si consideramos ahora el sitio de articulación, los fonemas se puedan clasificar en:

  1. Labiales. Aquellos en cuya articulación intervienen principalmente los labios.
  2. Dentales. Se articulan tocando con la punta de la lengua los dientes.
  3. Alveolares. Se articulan aproximando la punta de la lengua a los alvéolos.
  4. Palatales. Se articulan acercando la lengua al paladar.
  5. Vetares. Se articulan aproximando la lengua al velo del paladar o tocándolo.





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *