Saltar al contenido

Qué es la Metafísica

Hemos hablado, en varias oportunidades, acerca de distintas disciplinas que revolucionaron el mundo tecnológico y científico con sus aportes específicos. Hoy queremos tratar algunas cuestiones acerca de qué es la metafísica, considerada la madre de todas las ciencias, y cuáles han sido sus principales influencias a lo largo de la historia. Veamos.

La madre de todas las ciencias

Haciendo alusión a lo expresado en este subtítulo, la metafísica puede pensarse como la ciencia que estudia todo lo manifestado -y también lo que no se manifiesta-, así como la relación vigente entre estos dos estados de energía. Si dividimos la palabra, vemos que:

  • Meta significa “más allá de”.
  • Física refiere a todo lo relacionado con lo tangible.

Entonces podemos decir que, desde la metafísica, la materia, compuesta por cuatro elementos esenciales como agua, tierra, fuego y aire, proviene de un quinto elemento que es el sagrado, pensado como el gran comunicador del Universo. Es a través de este donde se produce la unión de las energías, utilizando tres características específicas: sonido, vibración y color.

Se piensa que todo lo que tenga similitudes en estas características, se va a atraer, uniéndose o repeliéndose, dependiendo del tipo de polaridad que posea. Por otro lado, aquellos elementos que tengan diferente vibración, sonido y color, irán por caminos diferentes.

Desde el mundo de la metafísica se considera que TODO en el Universo es energía: lo tangible es energía densificada, cualquier acción es energía en movimiento en un plano físico, las emociones son un tipo de energía en el plano o en el mundo de las sensaciones; una idea también es energía en el mundo mental.

Y como dijimos más arriba que toda energía que contenga la misma vibración va a tender a unirse, podemos decir que toda idea se va a unir a la emoción que la corresponda, llevando al hombre a realizar una acción específica en torno a eso, desde la calificación de la propia idea.

Teniendo esto en cuenta, todos los seres humanos somos conscientes de cuáles son los tipos de energía que manejamos con mayor frecuencia, y a partir de ello analizar si son positivas o negativas. Esto sirve para modificar aspectos de nuestras vidas que no nos favorecen.