Saltar al contenido

Qué fue la semana Trágica

Estudiar la historia de nuestro país puede ser algo de suma riqueza para entender el lugar en donde nos encontramos, para que aprendamos de nuestros errores y comprendamos por qué nuestra sociedad se comporta como lo hace. Las manchas negras son lamentablemente las que más se recuerdan, sobre todo la última dictadura militar argentina de 1976, en donde hubo un saldo de 30.000 desaparecidos en todo el país. Uno puede aprender mirando peliculas argentinas, leyendo libros o simplemente con lo que nos dice el profesor de historia, pero lo importante es estar informado. Las manchas negras duelen, y sobre todo cuando los conflictos y los saldos de muertos ocurren en democracia. Por eso hoy hablaremos sobre qué fue la Semana Trágica.

La Semana Trágica fue una semana en donde trabajadores fueron reprendidos violentamente por el estado (y viceversa) y que terminó con un saldo de hasta 700 muertos. Repasemos un poco cómo ocurrió esto.

La Semana Trágica

La razón del conflicto de la Semana Trágica comenzó por la huelga de los trabajadores de los talleres metalúrgicos Pedro Vasena e Hijos, que comenzó en Diciembre de 1918. La industria había sido afectada severamente por la Primera Guerra Mundial y, como era de esperarse, comenzó a abaratar costos, que incluían por supuesto a los trabajadores. No sólo esto, sino que los obreros pedían mejoras en su calidad de vida: trabajo de ocho horas, salario digno y salubridad laboral. Finalmente la huelga llegó a un extremo de violencia entre el 9 de enero y el 14 de enero de 1919, terminando con un saldo de 700 muertos y más de 4.000 mil heridos, una situación de alta tensión promovida más que nada por los anarquistas sindicales. El gobierno actual en ese momento era el radical de Hipólito Yrigoyen, que desde un principio había comprendido las razones de la huelga y estaba abierto al diálogo.

Para entender un poco mejor el por qué de la Semana Trágica mejor ver este pequeño corto que le dedicó el programa de televisión “Algo Habrán Hecho…” con Felipe Pigna, que estoy seguro que va a ser muy esclarecedor: