Saltar al contenido

¿Qué pasa si tengo diarrea?

Diarrea aguda
Diarrea

Tener diarrea no es solamente ir al baño y que nuestra materia fecal sea más blanda. Hay una definición específica a la hora de hablar de diarrea y es el hecho de tener 3 o más deposiciones líquidas o semilíquidas en 12 horas o tener sólo una con presencia de sangre, moco o pus en las heces.

Hay muchos gérmenes que pueden producir diarrea que van desde bacterias, virus o parásitos. En general las bacterias producen diarrea más en épocas de calor, en cambio los virus predominan más en los meses invernales. Utilizan diferentes mecanismo de acción para lesionar el intestino. Puede ser matando (lisando) las células que tapizan la pared intestinal, o liberando enterotoxinas que alteran las células intestinales y provocan pérdida de agua por parte de las mismas y en consecuencia diarrea. Otra forma es invadir el inestino y lesionarlo produciendo heces con sangre, moco o pus.

Un persona con un cuadro de diarrea aguda entonces va a tener deposiciones acuosas o también llamadas en agua de arroz o deposiciones sanguinolentas que a veces pueden acompañarse de moco y pus. También puede haber dolores de panza tipo cólicos (que aumentan y disminuyen de intensidad), pujos y tenesmo (sensación de ganas de ir al baño). Cuando hay vómitos al cuadro se lo denomina Gastroenteritis. Además puede haber fiebre aunque esta es inconstante, calambres debido a la perdida de agua y electrolitos importantes para la contracción muscular. Y por supuesto deshidratación de diferentes grados que se evidencia por los ojos hundidos y el Signo del Pliegue positivo (si pellizcamos la piel del dorso de la mano o sobre las costillas, tarda en volver a su forma original).

¿Que hacer ante un cuadro diarreico? Hidratarse muy bien. Se puede hacer con Sales de Rehidratación Oral, lo mismo es con Gatorade, jugo de frutas sin azúcar o té también sin azúcar. Es importante no tomar antiespasmódicos del tipo de la Buscapina, porque eso lo único que hace es impedir que el intestino se contraiga normalmente y elimine los gérmenes o toxinas que están produciendo la enfermedad. Tampoco se recomienda consumir antibióticos. En todo caso estos deberán ser indicados por el médico en situaciones especiales. Lo que sí se recomienda, ni bien se hayan detenido los vómitos si es que los hubo, es retomar la alimentación con dieta astringente como por ejemplo arroz, gelatina o queso.