Saltar al contenido

¿Qué son las estrías?

Las estrías
Estrías

Las estrías con como cicatrices del tejido conjuntivo o conectivo que se encuentra por debajo de la epidermis, la parte más superficial de la piel. Se forman por alteraciones en el colágeno que es la proteína que forma el entramado de sostén del tejido conjuntivo. Su aspecto es similar a líneas sinuosas de un color blanquecino, morado o rojizo. Aparecen en zonas como las nalgas, los muslos, las mamas y el abdomen.

Cualquier persona puede tener estrías pero hay ciertos factores que hacen más propensa la aparición de las mismas. Ocurre por ejemplo en personas que engordan y adelgazan de una manera muy rápida, en personas que padecen de sobrepeso u obesidad. También es muy frecuente en las embarazadas debido al estiramiento de la piel del abdomen durante el embarazo, es por eso que se recomienda la utilización de cremas especiales para prevenir la aparición de estrías durante este período. Por otro lado también pueden aparecer estrías en aquellos que utilizan cremas con corticoides, aunque sólo lo usen por algunas semanas. Lo mismo ocurre si el corticoide se toma por vía oral (por boca).

El mayor problema de las estrías es fundamentalmente estético y aunque hay estrías más o menos visibles, la mayoría no retrogradan aunque puedan hacerlo un poco en algunos casos. Seguramente habrán visto alguna vez alguien con estrías bien marcadas que después de un tiempo se van como esfumando. Igualmente hay muchas personas que sienten vergüenza por padecer este trastorno de la piel tan común. Para ello hay algunos tips que pueden hacer menos evidentes las estrías. Se pueden usar cremas o lociones bronceadoras (no sirve la exposición al sol porque las estrías en general no se queman con las radiaciones solares). Otra opción es maquillarlas, incluso ahora vienen maquillajes resistentes al agua que se pueden utilizar en el verano para ir a la pileta o al mar. Por otro lado, hoy en día hay muchos trajes de baño amplios como por ejemplo los culotes que pueden llegar a tapar aunque sea parcialmente algunas zonas corporales más proclives a que asienten las estrías.  Y como última opción está, por supuesto, la cirugía estética o algún tratamiento dermatológico que puede ayudar mucho más, aunque habría que evaluar la relación riesgo-beneficio de aplicar estos métodos.