Saltar al contenido

Qué son los esteroides

En algún momento hemos hablado sobre las hormonas y las glándulas del cuerpo humano de un modo más bien general. Con el tiempo fuimos haciendo hincapié en las de quizá mayor relevancia para uno, como los estrógenos o la tiroides. Y hoy es momento de hablar sobre qué son los esteroides, hormonas que produce el cuerpo de manera natural y que muchos de nosotros solemos confundir.

Esteroides-GYM

Los esteroides surgen a partir de una molécula conocido como ciclopentanoperhidrofenantreno, para luego ser segregadas por las glándulas del cuerpo y comenzar a esparcirse. Estas hormonas se caracterizan por desempeñar una innumerable cantidad de funciones dentro del cuerpo humano, como por ejemplo, la regulación del metabolismo de grasas, carbohidratos y proteínas. Son también muy útiles al momento de lograr un equilibrio entre los electrolitos y la homeostasis, los cuales ayudan a regular funciones vitales del cuerpo humano como la regulación del agua en las células. De igual manera, los esteroides puede llevar un orden regular del sistema cardiovascular, renal, nervioso y muscular.

0014060609

Además de todo lo mencionado en el párrafo anterior, los esteroides resultan muy útiles al momento de querer generar una recuperación muscular tras alguna fatiga. Y funciones como estas, muchísimas. Ahora bien… Así como generan múltiples beneficios, su consumo paulatino encabeza algunos efectos secundarios, de los que hablaremos a continuación.

  • Problemas cardiovasculares: el uso de los esteroides, altera los niveles de colesterol llegando a obstruir las arterias y por ende, desencadenando problemas cardiovasculares.
  • Disfunción sexual: más precisamente en los hombres, el consumo de esteroides puede causar problemas sexuales pues el aparato reproductor está íntimamente ligado a las hormonas androgénicas del cuerpo.
  • Atrofia testicular: si recargamos el cuerpo de hormonas sexuales de manera exterior, el organismo pasa a detectar altos niveles de testosterona “apagando” a los testículos. El efecto es temporal, por lo que una vez que el cuerpo deje de recibir esos esteroides de forma adicional, los testículos regresan a su estado normal.
  • Padecimiento del riñón: el riñón trabajará más de lo normal pues todos los residuos causados por el consumo de esteroides deberán ser eliminados a través de la orina.
  • Hipertensión: el consumo de esteroides genera un aumento en la presión sanguínea, llevando a casos de hipertensión aguda.
  • Ginecomastia: altos niveles de andrógenos en el cuerpo masculino puede llegar a provocar el crecimiento de los pechos.
  • Mayor masculinidad en la mujer: el aumento de niveles de testosterona en las mujeres puede provocar un cierto grado de masculinidad en ellas: crecimiento de vello facial, corporal y púbico, agravamiento de la voz, ciclos menstruales irregulares, etc.
  • Agresividad: el aumento de testosterona en el cuerpo genera una cierta agresividad en la persona que consume estoroides. De todos modos, es algo que se puede controlar.
  • Depresión: debido a la alteración de niveles hormonales en el cuerpo, resulta muy común que se hagan presentes sentimientos como la agresividad, y por el contrario, la depresión.

Habiendo repasado estos efectos secundarios de los esteroides -y algunos más-, queda muy claro que el consumo de los mismos resulta totalmente nocivo para el cuerpo humano, por lo que no es recomendable su consumo en cantidades muy abundantes, sino sólo en casos de ser necesarios para el control de situaciones irreversibles.