Saltar al contenido

¿Qué son los traumatismos?

Traumatismos
Esguince de tobillo

Traumatismo se le llama a los daños internos y externos a nivel corporal, provenientes de una violencia ejercida desde el exterior. Hay de diversas variedades y a continuación pasare a detallarles algunas de ellas, las más importantes.

Están las contusiones. En este caso la lesión no rompe la piel, pero sí produce desgarro de las estructuras internas. Generan dolor, humchazón y hematoma (acumulación de sangre). Se recomienda en estos casos hacer reposo de la zona, aplicar frío en la zona y tomar antiinflamatorios.

Las Heridas. En este caso la noxa rompe la barrera cutánea. Hay diferentes subtipos. Las incisivas son producidas por un elemento filoso cortante, en general son limpias porque la sangre ayuda a eliminar la suciedad y los contaminantes que ingresan al producirse el corte. Las abrasivas son como raspones y solamente se rompen las capas más superficiales de la piel, pero tienen riesgo de infectarse. Las penetrantes se generan a partir de instrumentos punzantes y tienen mayor tendencia a inflamarse o acumular pus porque los microorganismos que ingresan quedan atrapados en su interior. Y por último, las desgarradas, son producidas por un golpe muy violento con un elemento de borde romo que arranca la piel y en general sus bordes son irregulares y con mucha tendencia a la infección.

Los esguinces o entorsis son distensiones de los elementos capsuloligamentarios que recubren las articulaciones. Comprenden desde estiramientos, desgarros y rupturas hasta avulsiones (fracturas de parte de los huesos a los que los que están anclados los ligamentos que se lesionan). Generan hinchazón y mucho dolor. Cuando son leves o moderados se tratan con frío local, antiinflamatorios y vendajes para la prevenir que progrese la lesión. En cambio, cuando son graves tienen que tratarse por métodos quirúrgicos.

Las luxaciones son aquellas lesiones en que se pierde de manera parcial o completa el contacto entre dos superficies articulares de dos huesos. Pueden ser puras o acompañarse de fracturas o puede ser incompletas y se las llama subluxaciones.

Las fracturas son soluciones de continuidad a nivel del hueso. Se las puede clasificar de diversas maneras:

– Según el mecanismo de fractura: puede ser directo y se rompe la zona del hueso donde impacto el trauma. En cambio en las indirectas la lesión asienta sobre un lugar distante al del golpe. Y en este último caso hay diferentes subtipos: por flexión del hueso, por aplastamiento, por torsión, por cizallamiento (el hueso es sometido a dos fuerzas paralelas pero de dirección opuesta que generan una fuerza única horizontal), por avulsión (la contracción brusca de un tendón inserto en un hueso provoca su arrancamiento).

Según el trazo de fractura: son estables las que tiene un trazo transversal u oblicuo corto, e inestables las que tiene un trazo oblicuo largo, espiroideo,  3 fragmentos óseos producto de la fractura, multifragmentarias o conminutas.

Según la zona del hueso a la que afectan: pueden ser diafisarias (afectan la parte media del hueso), metafisarias (afectan la zona entre la parte media y los extremos del hueso) o epifisaria (afecta el extremo del hueso). Estas última a su vez pueden ser extraarticulares o articulares.

Según el contacto con el exterior: pueden ser cerradas (la piel está indemne, no tiene contacto con el afuera) o abertas (la piel esta interrumpida y el extremo óseo fracturado contacta con el exterior).