Saltar al contenido

Qué son y cómo se producen los rayos

Todos sabemos qué es un rayo. Es eso que nos despierta durante la noche, lo que hace que contemos los segundos entre la descarga lumínica y el ruido fuerte que genera para ver qué tan lejos cayó de nuestro techo, lo que hace que los perritos lloren y lo que nos maraville si lo vemos bien lejos, iluminando la noche. Pero si nos ponemos hablar más específico y comentamos qué son y cómo se producen los rayos ahora hay que hablar en el idioma de la física, más que nada de la electricidad y el magnetismo, que están relacionados.

El rayo es una descarga electrostática que se genera debido al gradiente eléctrico entre las nubes y la superficie del suelo, o también puede ser entre dos nubes. Pero si hablamos de la luz en sí, eso se llama relámpago, mientras que el ruido estruendoso generado por una onda de choque se llama trueno. Después no quieren que nos confundamos.

Cómo se producen los rayos

Los rayos se producen cuando aparecen nubes. No cualquier nube que genera una lluvia, sino una en específica, bien cargada con agua y densa llamada comulonimbus. El proceso es el siguiente: cuando llueve, el agua irremediablemente se termina evaporando y vuelve a las nubes, pero allá arriba es la temperatura de 20°C bajo cero, de donde caen pequeños cachitos de hielo. Estos cachitos con las gotas de vapor se chocan entre sí, haciendo que se separen las cargas eléctricas, generando en todo el camino entre el suelo y las nubes un campo electrico muy fuerte (que, curiosamente, también se puede generar con un imán. Ver inducción magnética). Finalmente, cuando se transfieren las cargas se genera la descarga eléctrica.

Por último, para que el rayo no nos complique la vida Benjamin Franklin inventó el parrayos, cuyo objetivo es generar un puente entre el rayo y la tierra, que es aislante.