Quiénes eran los Vasallos

Anuncios patrocinados


Probablemente hayas escuchado hablar, en alguna oportunidad, sobre el vasallaje y sus representantes, y no has tenido ni la más mínima idea a qué se estaban refiriendo con dicho término. Nuestro objetivo de hoy es contarte quiénes eran los vasallos y cuáles fueron sus funciones en el gobierno antiguo. Se trataba de hombres obligados a pagar feudo; eran los súbditos de un soberano perteneciente a gobiernos supremos. Veamos de qué se trataba en la antigüedad el vasallaje.

El Vasallaje

vasalloLos vasallos pertenecían al feudalismo, un sistema de organización social predominante en Europa entre los siglos IX y XV. El vasallaje como sociedad se encargaba, principalmente, del cultivo de la tierra para entregar luego parte de lo obtenido a su señor -que, por lo general, era el rey-. El vasallo buscaba la protección de un noble perteneciente a categorías superiores del rango social, y era a ellos a quienes le juraba fidelidad en su favor. Por su parte, el señor concedía el usufructo de un feudo al vasallo, quien lo administraba y aprovechaba sus rentas sin tener propiedad.

En el vasallaje resultaba posible establecer una pirámide jerárquica, además de relaciones entre señores y vasallos. En la cúspide se encontraba el emperador y por debajo, de manera sucesiva, aparecían los reyes, condes, señores de grades feudos, etc. Pero con el paso del tiempo, esa sociedad tan jerarquizada fue desapareciendo hasta que finalmente se produjo su caída. Actualmente, hacer mención a un vasallo es nombrar a un individuo que posee dependencia de otra persona o que es capaz de reconocer a sus superiores.

Vasallo1Como decíamos líneas más arriba, la pirámide feudal comenzó a disolverse cuando el Imperio Carolingio debió enfrentar conflictos internos de sus herederos. Así fue como el feudalismo comenzó a perder fuerzas y los vasallos a gozar de más derechos. Los señores ya no pudieron seguir manteniendo la desvinculación de los vasallos y los feudos, y fue así como éstos se convirtieron en hereditarios.

Este fenómeno de ruptura de vínculo entre vasallos y señores feudales quedó bien establecido luego de varios siglos, cuando a los reyes se le pudo otorgar el carácter de emperadores en sus propios reinos. Ahora las relaciones entre vasallos y señores podían ser más peculiares: el rey de Francia era señor del rey de Inglaterra; el rey de Polonia, del margrave de Brandeburgo, quien a su vez era vasallo del Emperador Romano Germánico.

La excomunión, considerada como el poder de la Iglesia de expulsar a sus individuos, permitía pasar por alto las obligaciones de los vasallos, convirtiéndola esto en un poderoso recurso de las autoridades eclesiásticas.






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *