Saltar al contenido

Química en acción – Imanes en repulsión

¿Cómo funciona un extintor? ¿Por qué el nitrógeno líquido puede achicar un globo inflado? ¿Cómo creamos tinta invisible? ¿Cómo reconocemos un huevo duro de uno crudo? Estos y muchos más misterios de la química y la física se resolverán en esta nueva sección de “Química en acción”. Hoy visualizaremos el efecto de los polos de los imanes.

Para llevar adelante este experimento vamos a necesitar: imanes anulares, una bombilla de gaseosa y una bolita de plastilina. La bolita de plastilina se utiliza para sujetar la bombilla de manera que quede parada en forma vertical. Los imanes anulares se colocan en la bombilla de modo que los polos enfrentados sean los mismos; nos daremos cuenta cuando queramos acercar los imanes y estos nos no se quieran juntar.

Con ésta experiencia sencilla vemos el efecto que tienen los polos de un imán. Al ubicarlos en la bombilla estos levitarán, ya que los polos magnéticos del mismo signos tienden a ejercer una fuerza de repulsión entre ellos que evita que se junten.