Saltar al contenido

Química en acción – Los colores de las luz

¿Cómo funciona un extintor? ¿Por qué el nitrógeno líquido puede achicar un globo inflado? ¿Cómo creamos tinta invisible? ¿Cómo reconocemos un huevo duro de uno crudo? Estos y muchos más misterios de la química y la física se resolverán en esta nueva sección de “Química en acción”. Hoy estudiaremos la descomposición de la luz.

Vamos a necesitar: un CD, una hoja de papel, una tijera y una lámpara. Corten un cuadrado de la hoja de papel del tamaño del CD; y abran una rendija de 8 cm de largo y 3 mm de ancho o aproximadamente. Coloquen este papel sobre el CD y llévenlo hacia una lámpara prendida. Hagan que la luz de la lámpara se refleje en el CD y muévanlo hacia sus lados. Observen la luz reflejada en el papel. Prueben con la luz de focos diferentes (común, bajo consumo, linternas de focos pequeños, focos de neón).

El CD tiene pequeños surcos que se generan cuando se graba una canción o un archivo en él. Cuando la luz pega en esos surcos se refleja, descomponiendo la luz en sus componentes originales. Pero, ¿qué sucede cuando usamos focos diferentes? ¿Observan los mismos colores?

La mayoría de las veces, seguramente la luz se descomponga en violeta, azul, verde, amarillo, anaranjado y rojo. Pero según de qué foco provenga la luz algunos colores se verán más que otros. Por ejemplo, para un foco de luz amarilla (como los de heladera), el disco reflejará el verde, el amarillo, el naranja y el rojo. Con un foco de neón, el azul desaparece y el rojo casi no se ve.

Fue Newton quien realizó en 1666, los primeros experimentos con los colores al hacer pasar el rayo de la luz por un prisma. Newton denominó espectro al arreglo ordenado de colores desde el violeta al rojo, que se forma cuando la luz se descompone.