Saltar al contenido

Soluciones amortiguadoras o buffer

Muchas de las reacciones químicas que se producen en solución acuosa necesitan que el pH del sistema se mantenga constante, para evitar que ocurran otras reacciones no deseadas.

Las soluciones reguladoras o “buffer” son capaces de mantener la acidez o basicidad de un sistema dentro de un intervalo reducido de pH, por lo cual tienen múltiples aplicaciones, tanto en la industria como en los laboratorios.

Estas soluciones contienen como especies predominantes, un par ácido / base conjugado en concentraciones apreciables. (Mayores que 10 – 2 M) Se puede preparar disolviendo en agua cantidades adecuadas de un ácido débil y una sal de su base conjugada, (o una base débil y una sal de su ácido conjugado); también se puede obtener una solución reguladora haciendo reaccionar parcialmente (por neutralización) un ácido débil con una base fuerte, o una base débil con un ácido fuerte.

Una vez formada la solución reguladora, el pH varía poco por el agregado de pequeñas cantidades de un ácido fuerte ó de una base fuerte, y pierde su capacidad reguladora por el agregado de agua (dilución).

La capacidad amortiguadora de una solución se define como el número de moles de un ácido fuerte o de una base fuerte que ocasiona un cambio de una unidad en el pH en 1 litro de solución amortiguadora. La capacidad de un amortiguador depende de la concentración total de sus componentes y de la relación de concentraciones. La capacidad disminuye con rapidez a medida que la relación del ácido con respecto a la base conjugada se aleja de la unidad.