Saltar al contenido

William Harvey y la circulación de la sangre

La circulación de la sangre
William Harvey

William Harvey fue el médico que tuvo el honor de descubrir que la sangre en el interior de los vasos no estaba estática, sino que se movía en una dirección precisa delimitando un círculo que sigue una única dirección. Es a quien le debemos el conocimiento de la circulación de la sangre.

Obviamente que este hombre no podría haber hecho tan importante hallazgo sin la colaboración de sus antepasados científicos que dedicaron su vida al estudio de la anatomía del corazón y los vasos. Estamos hablando de Galeno, de Vesalio, Servet y Colombo. Ellos también hicieron su aporte a este descubrimiento, aunque no se les haya dado luego tanto mérito por ello.

Cuando Harvey comienza el estudio del corazón y sus intrincados laberintos ya se conocía bastante sobre la anatomía cardíaca, la existencia de ventrículos y aurículas, tabiques interventriculares e interauriculares, válvulas venosas y válvulas cardíacas. Ya había sido descrita la circulación menor o pulmonar, pero no se sabía a ciencia cierta que papel desempeñaba el corazón en todo este embrollo. Harvey pudo dar con ello y lo dejó plasmado en su obra maestra, De Motus CordisEste libro cuenta con 72 páginas distribuidas en 17 capítulos. Ahora pasaré a contarles en forma sucinta que contiene cada grupo de capítulos.

Del capítulo 1 al 7 hay una descripción pormenorizada de toda la anatomía cardiovascular junto a la descripción de la función de bomba cardíaca. Esto último fue extensamente estudiado por Harvey quién entendió que el corazón bombea sangre hacia todo el cuerpo gracias a su función de sístole (contracción) y diástole (dilatación). Es así que primero examinó animales de sangre fría como los anfibios donde las contracciones cardíacas se dan de manera pausada, mucho más provechoso para el estudio de las mismas. Luego corroboró los conocmientos adquiridos, en animales de sangre caliente, observando las contracciones del corazón minutos antes de la muerto de esto animales, momento en el cual el músculo cardíaco se fatiga y late más lento. En el libro 6 y 7 además se habla sobre la circulación menor o circulación pulmonar.

El capítulo 8 es el más importante de la obra, es allí en donde está plasmado el descubrimiento de Harvey de que la sangre circula, desde las venas hacia el corazón y desde el corazón se distribuye por vía arterial a todo el cuerpo.

Los restantes capítulos contienen una reseña de todas las demostraciones de Harvey para validar la teoría que había descubierto. Una de ellas, por citar un ejemplo, comprende hacer un torniquete en una extremidad y visualizar que la parte más distal del miembro comienza a hincharse. Esto fue interpretado por Harvey a favor de que la sangre fluye desde las venas al corazón, por lo que si éstas son comprimidas la sangre se acumula al no poder impulsarse.

Por último debemos destacar que Harvey, aunque gran científico, no se destacó como médico asistencial, era un hombre muy reservado, un tanto cruel e inescrupuloso, de no ser así no podría haber soportado las vivisecciones (disecciones en animales vivos) que le permitieron reunir tan codiciado material para su grandiosa obra.