Saltar al contenido

Yo seré lo más yo que pueda ser

Yo seré feliz
«Yo seré…»

Como domingo temático en Neet el tópico de hoy es «Yo seré…» ¿Cuáles son nuestras aspiraciones? ¿Qué esperamos de esta vida? Y la verdad es que yo quiero ser lo más yo que pueda ser.

No tengo una amplia experiencia de vida, pero con mis 24 años ya voy formando en mi cabeza alguna idea de lo que quiero y lo que deseo para mí mientras viva. Creo que la vida es más que un simple transcurrir en el tiempo y en el espacio. En mi caso la vida se ha convertido en una incansable búsqueda de mi yo interior. ¿Quién soy realmente? ¿Qué quiero y qué no? Son preguntas que hace algunos años me empecé a hacer y no dejo de preguntarme. Es muy difícil, por supuesto, encontrar ese verdadero ser que hay dentro de uno porque obviamente estamos teñidos de otros, de nuestros padres, nuestro educadores, nuestro amigos y nuestra sociedad. No es simple distinguir cuál es verdaderamente nuestra esencia, porque somos seres totalmente influenciados por un contexto social, histórico y cultural. Esto viene de la mano de los impuestos sociales, ¿somos lo que queremos ser o somos lo que los demás esperan que seamos?. Muchas veces nos resulta difícil distinguir esto, o nos damos cuenta pero la presión social y el «deber ser» son más poderosos que nuestros propios anhelos. Para la psicología freudiana sería algo así como una lucha incansable entre el yo, el ello y el superyo. Y es el superyo el que sale ganando en una gran parte de los casos. Por eso si me preguntan qué quiero ser, mi respuesta es: Yo seré lo más yo que pueda ser. O por lo menos voy a intentarlo.

Yendo un poco a mi realidad en concreto, aspiro a recibirme de médica pero no a dejar mi vida en ello. Considero que uno no puede amar y ayudar a otro si antes no se ama ni se respeta a uno mismo. No es egoísmo, es autoestima. Yo no puedo ser solidario con otros si primero no lo practico conmigo mismo. O mejor dicho, sí podría hacerlo pero seguramente, me enfermaría en el intento.

Así que deseo ser médica y ayudar a los más necesitados, incluso me encantaría poder hacer algún voluntariado en la Cruz Roja o alguna ONG. Pero la medicina va a ocupar sólo una parte de mi vida, el resto quiero dedicarlo a mis seres queridos, tanto a mi familia como amigos, a viajar y descubrir nuevos horizontes, ampliar mi mente, correr, reirme mucho, bailar,  leer incontables novelas, ver infinidad de películas, disfrutar de una cerveza sola o en compañía, caminar, pasear, escuchar al otro, dedicarle a cada cosa el tiempo que se merece. Simplemente tratar de ser feliz.