Saltar al contenido

Los comienzos de El Jazz

El jazz, es un género musical que nace a fines del siglo XIX en Estados Unidos, y se expande de forma global a lo largo de todo el siglo XX; en esta nota voy a contarte como se dan los inicios de este género.

A fines del siglo XIX la ciudad de Nueva Orleans era una amalgama de culturas, donde comunidad mantenía vivas sus raíces musicales, y por las calles de la ciudad sonaba tanto la música del folclore europeo como los cantos espirituales negros.

Las canciones del trabajo de los negros se escuchaban en los campos de algodón, y las denominadas bluessongs en las aldeas.

Los grupos de jazz característicos de Nueva Orleans constaban de 3 instrumentos melódicos: la corneta, el clarinete y el trombón de varas; y tres de un grupo de ritmos, compuesto por la tuba, el bajo y la batería. Posteriormente se le incorporaron el piano, el saxo  y el contrabajo.

El ritmo de las orquestas de jazz delataba su origen, enraizado en las bandas de música de marcha. Con el tiempo, no obstante, las orquestas de músicos negros empezaron a distinguirse de la de los blancos. Los primeros habían logrado dotar a sus instrumentos de una delicada sensibilidad, y su música era viva y directa.

Cuando EEUU entra a la Primera Guerra Mundial, Nueva Orleans se convirtió en un puerto de guerra. La armada hizo cerrar el barrio de Storyville, un bastión del jazz, por miedo a que la moral de las tropas se resintiera.  Por este motivo, los músicos comenzaron a emigrar hacia otras ciudades como Chicago y Nueva York.  King Oliver y Jelly Roll Morton, se destacaron allí como líderes de banda. Al progresar el virtuosismo de los músicos, voces críticas denunciaron que el jazz se estaba convirtiendo en un estilo musical de consumo; en esos momentos aparecieron figuras como Louis Armstrong que introdujeron elementos más refinados.

Armstrong que en 1922 era trompetista de la banda de King Oliver; en 1925 se independiza y a partir de entonces grabó más de 80 discos bajo su propio nombre. De este modo comenzaba a delinearse la época de las grandes transformaciones estilísticas del jazz; por ejemplo adquirió protagonismo la figura del solista, y sus improvisaciones. Este músico desarrolló un lenguaje musical propio, y el jazz empezó a ser valorado por los entendidos.

Louis Armstrong