¿Qué son las ciencias facticas y formales?

Anuncios patrocinados


De vuelta nos volvemos a meter en el rubro de la filosofía, aunque hablamos mejor dicho de la epistemología, la filosofía del método científico. En la epistemología se hace una diferencia entre dos tipos de ciencias cuando nos metemos de lleno en su definición: las ciencias fácticas y las ciencias formales. ¿Qué son las ciencias fácticas y formales? ¿A qué se debe su nombre y en donde enfocan su lente para el estudio?

Hay que tener en cuenta primero para definir a las ciencias fácticas y formales qué es una ciencia. “La mayoría de las ciencias tienen como objeto primordial de estudio los hechos objetivos, o sea, hechos que suceden en la naturaleza”. Son un hecho objetivo. Y un científico puede trabajar en base a esos hechos, o a formas (como un matemático, por ejemplo, que trabajan solamente con símbolos). Así, ahí se puede establecer una diferencia entre las ciencias fácticas y formales: “las ciencias fácticas trabajan primordialmente con los hechos y las ciencias formales primordialmente con formas“.

Cuadro comparativo entre ciencia formal y fáctica

Aulafacil.com plantea un ejemplo claro con un botánico. El botánico, luego de observar muchos árboles crea un concepto abstracto de un ente árbol generalizado, que no existe en la realidad pero que está basado en hechos. Y por el otro lado, para facilitar su estudio de estos árboles, seguramente deba basarse en formas como los números y así dar sustento a las leyes que quiera publicar.

Otra gran diferencia entre las ciencias fácticas y formales es el modo en que se genera el estudio. El método científico tiende:

  • En las ciencias formales, a demostrar o probar.
  • En las ciencias fácticas, a confrontar las leyes con la práctica.

Las ciencias formales basan su conocimiento en axioma, “un supuesto de una ciencia formal, cuya corrección se da por aceptada y, por tanto, no se discute.”



Artículos relacionados:




Leo

Estudiante de Bioquímica, mangadicto y lector de "La Cosa Cine". Amante de las buenas historias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *