Saltar al contenido

Significados de las mandalas

Si hay algo que está de moda hoy en día, son las mandalas. Y, si las ponemos a ver sin pensar mucho en el significado que tienen detrás (y en toda la rica historia, también), la idea es muy sencilla y eficiente: no hay nada como colorear, y más bueno está cuando aparecen esas formas raras y casi psicodélicas que, una vez pintadas de forma prolijita y con paciencia, quedan realmente imponentes. Pero más allá de un curso de cómo pintar mandalas (que no debería ser necesario, quiero creer) la idea es que juntos podamos descubrir los significados de las mandalas.

Significados de las mandalasEl mandala tiene origen en la india y su nombre significa “círculo o rueda”, aunque hoy en día encontramos mandalas de cualquier otra forma. Para los budistas, la función principal de los mandalas es la meditación. Aunque pintar sirva para meditar y relajarse, el proceso más importante de la mandala es, pese a que la mayoría en las librerías ya nos vienen hechos, su creación. Esto es así porque recorremos un camino al construírlo, que plasma el estado de ánimo o las vivencias de su creador y que genera un nexo entre la divinidad y el usuario.

“Desde el punto de vista espiritual es un centro energético de equilibrio y purificación que ayuda a transformar el entorno y la mente de quien medita en ellos” explica el genio argentino de Claudio María Domínguez. Finalmente, el resultado final (dibujo y colores) es lo que determina realmente el significado de la mandala.

Así, para hacer un breve glosario, hay que tener en cuenta estos significados de las partes de las mandalas:

  • Círculo: lejanía pero también seguridad, lo absoluto y el verdadero “yo”.
  • Cuadrado: equilibrio y estabilidad.
  • Triángulo: relacionado con el agua, la transformación y vitalidad
  • Espiral: energías curativas
  • Cruz: símbolo de decisiones y se relaciona con los puntos cardinales.
  • Corazón: la unión, el amor, la felicidad.
  • La estrella: relacionada con la libertad y espiritualidad.
  • Pentágono: representa los símbolos de la tierra, agua y fuego, así como la forma del cuerpo humano.
  • Hexágono: equilibrio y unión de los contrarios.
  • Mariposa: relacionada con la transformación, muerte y la auto renovación del alma.
  • Laberinto: confusión, autorreflexión y la búsqueda del centro de uno mismo.
  • Negro: relacionado con la tristeza, la muerte, lo profundo, la ignorancia y el misterio.
  • Blanco: purificación, iluminación. Es el color de la perfección. De la nada o el todo por hacer.
  • Verde: relacionado con la naturaleza, esperanza, crecimiento, felicidad y libertad.
  • Azul: paz, alegría, serenidad y satisfacción.
  • Gris: calma, espera, neutralidad, sabiduría y renovación.
  • Rojo: energía pura vital, pasión y sensualidad.
  • Naranja: energía, dinamismo, ternura, valor y ambición.
  • Amarillo: simpatía, color del sol y la luz.
  • Rosado: altruismo, dulzura, paciencia.
  • Morado: contemplación, amor al prójimo. Idealismo y sabiduría.
  • Violeta: transformación, magia, espiritualidad e inspiración.
  • Plateado: capacidades psíquicas, emociones fluctuantes.
  • Dorado: sabiduría y lucidez