El miedo al médico: cómo perderlo

Anuncios patrocinados


Iatrofobia: miedo al médico

A todos nos cuesta ir al médico. Quizá algunos sean más responsables que otros cuando de salud se trate. Y aunque a mucho les deja tranquilo saber que se hicieron su chequeo anual y esta todo bien, a otros les da pánico pensar que algo puede llegar a andar mal y evitan por todos los medios de ir al médico.

Pero lamentablemente hay que ir de vez en cuando a visitar los guardapolvo blanco, al menos si se quiere seguir vivito y coleando con vitalidad y calidad de vida. Por eso es que hoy les traje algunos consejitos para disminuir ese miedo que tenemos a ir al médico hasta perderlo del todo.

Acá van consejos para perder el miedo al médico:

Confiar en el profesional, no sólo en cuanto a su labor como médico sino también en la posibilidad de abrirse a él y confiarle nuestros temores. Esto nos aliviará y disipará muchas veces miedo infundados.

Hablar bien de los médicos y valorar su gran labor y su importancia para el cuidado de la salud de las poblaciones. Esto genera un impacto positivo en los que están escuchando.

– Detectar exactamente qué es lo que atemoriza respecto a ir al médico: tener una enfermedad grave, tener que tomar un remedio, someterse a un examen que pueda llegar a doler, entre otras cosas.

– Tener en claro para qué se va al médico: para un chequeo de rutina, para controlar unos estudios, para hacerse una prueba diagnóstica.

– Preguntar bien y pedir explicación la cantidad de veces que sea necesaria sobre un procedimiento diagnóstico al que debe someterse o un tratamiento

 



Artículos relacionados:




Julieta

Me llamo Julieta Inés Ciocchini, tengo 24 años, nací en Olavarría pero vivo en la Plata donde estudio Medicina en la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), soy escritora de NeetEscuela, doy clases de Biología, Historia de la Medicina y Pensamiento Científico en un Instituto de Enseñanza, en mis tiempos libres salgo a correr, me gusta mucho leer, viajar y conocer lugares y gente nueva. Me entusiasma la diversidad de personas, lugares y momentos y que cada día sea diferente a los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *