Patoruzú hoy cumple 85 años

Anuncios patrocinados


Una de las estrellas de la historieta argentina es –sin dudarlo- Patoruzú. Creado por Dante Quinterno se inspiró en una golosina de la época llamada “pasta de orozuz”, para darle vida a este personaje.

Es conocido como el último cacique de los Techuelches gigantes, y al poco tiempo de su nacimiento, alcanzaría una gran popularidad, convirtiéndose en un ícono de las historietas argentinas.

Patoruzú, nace como un personaje secundario de “Las aventuras de Don Gil Contento”, quien era un porteño fanfarrón que recibía al indio a modo de herencia de un tío acaudalado; la tira a los dos días se cancela y este cacique aun vuelve a aparecer en septiembre de 1930 en el diario La Razón.

De a poco va creciendo hasta encabezar la historieta, y a los años esta historia sería reelaborada en el diario el Mundo, a través de la figura del “porteño vivo”, su padrino, Isidoro Cañones. Esta dupla protagonizó cuatro décadas de historias u llego a vender más de 300.000 ejemplares semanales en su propia revista.

En cuanto a su creado Dante Quinterno, fundó el gremio local de las historietas, y –entre otras cosas- trabajo con Walt Disney. Quinterno define a Patoruzú como “el hombre perfecto, dentro de la imperfección humana”; “generoso hasta el asombro”, pero a no confundir “su credulidad e ingenuidad con la necedad del lelo”. “Patoruzú sale invariablemente en defensa del débil y por una causa noble se juega íntegro, sin retaceos”, y “traspone las fronteras de lo humano para transformarse en un símbolo del Bien”.

Hoy este personaje cumple 85 años de vida,  y soñamos con que los niños del futuro aun sigan descubriendo la riqueza de Patoruzú.

Vía: Clarin



Artículos relacionados:




» »

Laura

Mi nombre es Laura, fanática de las buenas charlas, la música y el cine. Soy una antropóloga capricorniana muy impaciente, justa y coherente. Cuasi adicta a algunos placeres de la vida como escuchar al flaco y ver una buena película; además soy muy alegre, y como siempre digo: rebuscada de manera simple. Ah! nunca me olvido de que: Las flechas que unos ven partir, otros las ven llegar..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *