La historia del Pesebre

Anuncios patrocinados


Seguimos con las notas relacionadas a la Navidad, ayer les conté acerca del origen del árbol de Navidad, hoy vamos a situarnos en la historia del pesebre.

Según la historia el pesebre como hoy lo conocemos fue inventado por San Francisco de Asis, quien era muy reconocido por la vida que llevaba dedicada a predicar el evangelio y entusiasmar la gente; según los relatos míticos hasta los animales lo escuchaban atentos.

Francisco en el año 1219, forma una nueva congregación religiosa basada en la pobreza, y parte a Oriente para poder visitar y recorrer aquellos lugares en donde Jesús había estado. En su viaje un día se encuentra con un hombre muy rico quien le pregunta que debía hacer para imitar a Jesús, a lo cual Francisco le responde que se prepare para la Navidad. De este modo el hombre construye un establo y ordena que allí llevaran un buey, un asno y heno; de este modo en la noche de la Navidad de 1223 muchos pastores y gente pobre pasaron a ese lugar que el hombre rico –llamado Juan- le había preparado a San Francisco.

En ese lugar Francisco celebra una misa, y dicen que tal fue la emoción que vivió que comenzó a sentirse como un niño a tal punto de balbucear como uno, entonces en ese momento pudo verse dentro del pesebre un niño dormido, al que Francisco sostuvo en brazos para despertarlo. Muchos fueron testigos de este milagro, el cual comenzó a divulgarse, porque además ese hecho provocó que muchos obtuvieran beneficios tanto corporales como espirituales.

Esta es la historia del pesebre, en el cual Francisco nos ha dejado un mundo pequeño e ideal en él. Es tradición armar el 8 de diciembre junto con el árbol de Navidad un pesebre a los pies de él, que generalmente contiene las figuras de María, José, el niño Jesús y los Reyes Magos.

Te recomiendo otras notas de mis compañeros relacionadas a la Navidad:

Curiosidades de la Navidad 

Sigue el camino de Papá Noel desde tu Android

Juegos online de Navidad

Vía: Cucurrucu



Artículos relacionados:




Laura

Mi nombre es Laura, fanática de las buenas charlas, la música y el cine. Soy una antropóloga capricorniana muy impaciente, justa y coherente. Cuasi adicta a algunos placeres de la vida como escuchar al flaco y ver una buena película; además soy muy alegre, y como siempre digo: rebuscada de manera simple. Ah! nunca me olvido de que: Las flechas que unos ven partir, otros las ven llegar..

Una idea en “La historia del Pesebre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *