Construyendo: Cristo Redentor

Anuncios patrocinados


construcción del cristo de brasil
Cristo Redentor en Río

Hoy en la sección construyendo hablaremos del Cristo Redentor, uno de los símbolos de la ciudad de Río de Janeiro. Como ya es costumbre, hoy me encargaré de los temas constructivos, dejando para el día viernes su historia.

La historia del Cristo Redentor nace en  1859, cuando surgió la idea de construir un edificio religioso en Río de Janeiro. A pesar de que la idea surgió por esos, años no pudo llevarse a cabo durante mucho tiempo. Recién en el año 1921, la idea tomó mucha más fuerzas y ya se convirtió en un proyecto.

El cristo Redentor fue creado por escultor francés Paul Landowski. Esta enorme estatua es una gran combinación de la escultura, la arquitectura y la ingeniería, ya que se tuvieron que implementar conocimientos de estas ciencias para lograr la construcción del mismo.

cristo redentor
Foto de las obras

Construir un cristo de 38 metros de altura no fue nada fácil. Está construido de hormigón armado y pesa más de 1000 toneladas. Los grandes desafíos que se tuvieron a la hora de la construcción fueron los brazos y la cabeza inclinada. Los brazos se encuentran en voladizo, lo que dificulta su construcción. Además los fuertes vientos que azotan el cerro complicaron en varias oportunidades a los trabajadores. Para poder trabajar en las alturas fue necesario la construcción de un sistema de andamios rodeando el monumento. La altura de los andamios se iba aumentando con la construcción del Cristo.

Uno de los grandes logros durante la construcción del Cristo Redentor fue que ninguno de los trabajadores perdiera la vida. En obras de estas dimensiones, siempre se lamentaba el accidente de alguno de los trabajadores, ya que las medidas de seguridad no eran muy tenidas en cuenta ni estaban tan desarrolladas como lo están en la actualidad.

cristo redentor en brasil

El día de la inauguración del Cristo Redentor fue  el 12 de octubre de 1931 y estaba pensado que el interruptor que encendiera las luces fuera accionado desde Napoles por el científico italiano Guillermo Marconi, aunque el mal tiempo imposibilitó esto, y las luces fueron encendidas desde el cerro.



Artículos relacionados:




Una idea en “Construyendo: Cristo Redentor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *