Saltar al contenido

El lenguaje y su estudio

Las palabras y la comunicación
Comunicación y lenguaje

Los signos son elementos que nos remiten a otras cosas. Los hay de dos tipos: naturales y artificiales. Los naturales existen a pesar el hombre, por ejemplo, una nube negra es una señal natural de que va a llover, lo mismo que el humo nos hace pensar en fuego. En cambio los signos artificiales o SÍMBOLOS son creados por el hombre. Así, el color rojo del semáforo indica que hay que detenerse lo mismo que un cartel que dice Stop.

¿Y las PALABRAS? ¿Son signos naturales o símbolos? Son símbolos que el hombre creó para comunicarse. A la utilización de éstos símbolos, las palabras, con el fin de comunicarnos lo llamamos LENGUAJE. El lenguaje a su vez puede ser natural, formal o técnico. El lenguaje natural es aquel que se fue desarrollando naturalmente a lo largo de la historia, como el idioma español o el francés. El formal es aquel que fue rigurosamente construido por el hombre y que no admite ambigüedades, como el que se usa en Matemática o en Lógica. Por último, el lenguaje técnico es el lenguaje natural al que se le han agregado algunos vocablos propios de un área determinada. Es el que utiliza por ejemplo la comunidad médica.

La Semiótica es la disciplina encargada de estudiar la relación de los símbolos que forman parte del lenguaje. Dentro de ella la Sintaxis se aboca a la relación de los símbolos entre ellos mismos, la Semántica tiene en cuenta el significado de dichos símbolos y la Pragmática, el uso que se le da a los mismos.

La Sintaxis comprende todas las reglas que rigen la correcta interacción de los símbolos entre sí. Esto sería, el adecuado uso de los signos de puntuación y la correcta ubicación y orden de las palabras en una oración. No es lo mismo decir «Mi vieja amiga Juana»  a decir » Mi amiga vieja Juana».

Con la Semántica podemos tener algunos problemitas porque hay palabras cuyo significado es vago o ambiguo. Una palabra es vaga cuando el límite de su significado no es del todo claro ni preciso. Ocurre generalmente con los adjetivos calificativos como flaco, hermoso, temprano. Si Juan invita a Pepito a cenar y le dice «Te espero temprano», Pepito puede interpretar que tiene que ir a las 7 de la tarde o a las 9 de la noche. Las dos interpretaciones son válidas. Por otro lado, las palabras pueden ser ambiguas cuando tiene más de un significado posible. Por ejemplo, la palabra vela puede corresponder al objeto que utilizamos para iluminar, a la tela que tienen los veleros para propulsarse gracias al viento, o quedarse una noche despierto cuidando a alguien.

Y con respecto a la Pragmática podemos decir que el lenguaje tiene múltiples funciones:

-Informativa o Descriptiva: Es una oración declarativa o proposición, que puede ser verdadera o falsa. Pero que informa o describe algo. Por ejemplo: «Mañana es sábado».

-Expresiva: Se encargan de transmitir sentimientos. No son ni verdaderos ni falso, son subjetivos. Por ejemplo, «Que feliz me siento».

-Directiva: Son órdenes, súplicas, preguntas en general o pedidos. Un ejemplo sería, «Para la próxima clase tienen que estudiar»

-Performativa: Son frases que sólo pueden ser hechas por algunas personas para que tengan validez. Tienen la característica de que cambian la vida de la persona una vez que son escuchadas. Son un antes y un después. Por ejemplo cuando el cura dice «Los declaro marido y mujer».

-Ceremonial: Son frases de uso cotideano y social. No implican un compromiso con lo que se esta diciendo. Por ejemplo cuando saludamos a un vecino y le decimos «Hola ¿cómo estas?»,  se hace más por cordialidad que por interés de saber realmente cómo se encuentra esa persona.