Saltar al contenido

Hidrógeno: elemento altamente peligroso

hidrógeno
hidrógeno

Nunca veremos al hidrógeno siendo licuado en una estación de servicio, ya sea que se produzca localmente o llegue como un gas por una tubería, porque el equipo es demasiado caro, requiere de mucho cuidado, y el proceso es extremadamente peligroso.

Resulta impráctico despachar hidrógeno líquido a grandes distancias por medio de una cañería  porque el aislamiento requerido es prohibitivo a causa del área superficial de la cañería. Por ello, el hidrógeno debe ser transportado a las estaciones de servicio como un líquido, mediante un camión tanque refrigerado. Un vehículo así es una inmensa bomba, mucho más peligroso que un camión tanque de gasolina común.
El hidrógeno no es líquido por encima de su temperatura crítica, que es de -240º C, no importa cuál sea la presión. Un automóvil que use hidrógeno requiere un tanque muy bien aislado, o quizás un refrigerador criogénico abordo. Si usted no tiene un refrigerador, no podrá estacionar al automóvil en su garage, porque cualquier calor que pase a través de la aislación hará que el hidrógeno hierva. El gas es altamente explosivo en el aire a cualquier concentración entre 5% y 95% en volumen.

explosión por acumulación de hidrógeno
explosión por acumulación de hidrógeno
Es muy difícil impedir las fugas de hidrógeno, y ellas son muy explosivas, de manera que yo, por cualquier cosa, jamás me acercaría a una estación de servicio donde los consumidores o los empleados comunes de la estación estén transfiriendo el líquido a los autos.
La densidad del Hidrógeno líquido es de sólo 0,07 gm/cc (dependiendo de alguna manera de la temperatura), 10 veces menos que la gasolina – pero la quema de un kilo de H2 produce alrededor del 25% más energía que la quema de un kilo de gasolina. Esto quiere decir, si todo lo demás es igual, (eficiencia del motor, etc.), el volumen del tanque de combustible de un auto con hidrógeno deberá tener un volumen 8 veces mayor que el de uno a gasolina, para recorrer la misma distancia.
Si el enorme tanque de H2 de su auto se rompe en algún choque, el resultado será una onda expansiva y una bola de fuego que podría destruir todo dentro de un radio de cientos de metros.

Vía: mitosyfraudes