Saltar al contenido

Lo importante de las emociones en la educación

Sabemos de la importancia de la educación y del enorme debate que genera a lo largo de los años. Hemos propuesto realizar una educación diferenciada en sexos (polémico), hemos establecidos leyes y reglas para la educación: educación obligatoria, gratuita y laica (uno de los grandes logros que como país debemos estar orgullosos) y, más importante de todo, la educación es un derecho de todos y debemos exigirlo. Una vez establecido lo legal, lo burocrático, queda aplicar lo logrado. ¿Cómo uno debe encarar la educación? ¿Es algo que se aprende solo en la escuela, con una relación fría entre el profesor y el alumno? ¿La familia debe hacerse a un lado? Estudios afirman que no, y eso es lo que trataremos de hablar hoy: lo importante de las emociones en la educación.

Arranquemos, más fácil, por la conclusión a la que se llegó con respecto a la relación entre las emociones y la educación, realizada por la Fundación Botín en el año 2008: “la educación emocional afecta al desarrollo de los alumnos, ya que incentiva su motivación, predispone a actitudes más positivas, mejoran sus relaciones y obtienen mejores resultados académicos.”

Lo importante de las emociones en la educación

¿En qué sustenan su afirmación de que es necesaria la emoción durante la educación? El neurobiólogo de la Universidad McGill Michael Meaney demostró con sus investigaciones cómo influye el cuidado de las madres en el cerebro de sus crías. Aquellas ratas madre que lamían más a sus crías generaban en ella un crecimiento en la parte del cerebro que regula la emoción y el aprendizaje (el hipocampo). ¿Conclusión? “El cariño puede acelerar el crecimiento del cerebro”

“La habilidad en la comunicación y el modo de desarrollar el lenguaje del niño está enormemente influida por su entorno. Y aunque en el aula todos los niños escuchan lo mismo, fuera del aula las diferencias son significativas.” Esto es lo que afirman los estudios haciendo la comparación de las familias: lo queramos o no, el entorno en donde nace un niño determina claramente cómo va a ser su educación de acá a futuro.