Saltar al contenido

Maximilien de Robespierre

A veces pensamos en ciertos acontecimientos históricos e inevitablemente los relacionamos a ciertos personajes que en ellos fueron protagonistas y partícipes. Este es el caso de Maximilien de Robespierre cuando pensamos en la Revolución Francesa.

¿Quién fue esta persona?, bueno Robespierre fue un político de la Rev. Francesa, que instauró el régimen del Terror en 1758 en París. El mismo era procedente de una familia noble de Francia, quien en su juventud se recibió de abogado y participaba activamente de círculos literios y filosóficos, ya mostrando en sus tempranos escritos ideas influenciadas por Rousseau.

Este hombre fue elegido por Luis XVI para representar el tercer estado de Artois, y cuando la conversión del tercer estado en Asamblea Nacional puso en marcha la Rev. Francesa, fue Robespierre quien se erigió en defensor de las ideas mas liberales y democráticas. Además cuando el rey muestra una deslealtad a la constitución fue uno de los promotores de la ejecución del mismo y la implantación de una República.

Dicen que era un hombre íntegro, por eso llevaba el sobrenombre de incorruptible, pero llevó su rigor moral hasta el extremo del fnatismos. Prontamente se vuelve uno de los máximos líderes del partido Jacobino, que agrupaba a los revolucionarios radicales; planteando la idea de que el país debía mantener la paz con los extranjeros -sobre todo con las potencias- para consolidar la revolución en Francia.

Esto lo catapultó al poder, primero como miembro de la comuna revolucionaria, luego como representante de la ciudad en la convención nacional, en la que Robespierre apareció como portavoz del partido radical, y una vez que se eliminan los poderes a los girondinos sería miembro del comité de salvación pública en la que la convención delegó el poder ejecutivo, en 1973.

Maximilien de Robespierre se transformó en el hombre fuerte, y fue ahí cuando instauro una dictadura de hecho para salvar a la revolución de las amenazas que el creía posibles. Impone una sangrienta represión para impedir el fracaso revolucionario, aprobando leyes que acotaban las libertades de expresión e instauraba un mecanismo represivo mediante comités de vigilancia.

Para 1794 elimina los partidos de extrema izquierda y a los revolucionarios moderados, y obviamente perseguía sin piedad a todos aquellos antirrevolucionarios. De este modo buscaba eliminar las disensiones y agrupar la población en torno a un gobierno revolucionario; siempre sus esfuerzos estaban volcados a ganarse el apoyo de las masas populares.

En 1794 gana la batalla de Fleurus, deteniendo el avance de los ejércitos austríacos y prusianos a París, esto pone a salvo el régimen revolucionario pero también marcó el inicio de su caída. Una coalición de diputados obtuvo de la convención el cese y arrestó a Robespierre y a sus colaboradores. Juzgado por sus propios medios, fue ejecutado junto con sus 21 partidarios en la plaza de la Revolución.

Nos preguntamos ¿hubiera sida la misma la revolución francesa sin la existencia de este hombre?, como a veces una persona, en colaboración con otras puede cambiar drasticamente el rumbo de un país y de una historia mundial.

 Vía: Biografías y vidas